La Roche-Posay

Niacinamida, el activo esperado capaz de tratar el envejecimiento

Hace un par de semanas os estuve hablando de lo importante que es prevenir el fotoenvejecimiento cutáneo y mantener intacta la barrera cutánea para poder tener una piel más firme, lisa, luminosa y de tono homogéneo, en definitiva, una piel más joven. Hoy os voy a hablar de un nuevo activo, la niacinamida, un derivado de la vitamina B3.

Probablemente conoceréis el papel de dicha vitamina en el metabolismo de hidratos de carbono, proteínas y grasas, en la circulación sanguínea y en la cadena respiratoria, pero la vitamina B3 también interviene en el funcionamiento del sistema nervioso y en el buen estado de la piel. Como ya estaréis suponiendo, yo os voy a hablar precisamente de esta última función.

La niacinamida lleva siendo investigada por dermatólogos y científicos en general, más de 30 años debido a su gran eficacia en el tratamiento de patologías cutáneas como la dermatitis atópica, el acné o las hiperpigmentaciónes y en la prevención y tratamiento del  fotoenvejecimiento cutáneo y es que esta vitamina hidrosoluble es capaz de:

  • Estimular la renovación celular a nivel de la epidermis, de ahí que atenúe y evite la formación de arrugas y mejore la textura y firmeza.
  • Reducir la formación de manchas, mejorando así el tono de la piel.
  • Reforzar la función barrera.
  • Mantener el nivel de hidratación óptimo de la piel evitando la pérdida de agua.
  • Tiene propiedades anti inflamatorias y antioxidantes pudiendo ayudar a combatir acné y fotoenvejecimiento.

Pero como suele suceder en la mayoría de los casos, no todo  podían ser beneficios, y los investigadores se toparon con dos problemas a la hora de aplicarla:

  • Los mecanismos que favorecen su penetración, rompen la barrera protectora de la piel y contrarresta sus beneficios hidratantes y protectores.
  • Su efectividad depende de la dosis aplicada.

Sin embargo el beneficio esperado de su aplicación tópica era tan grande, que se ha seguido estudiando hasta solucionar tales problemas con tres sencillos pasos:

  • Han formulado una nueva tecnología de absorción que permite la penetración y posterior liberación de la niacinamida a la vez que refuerza la función barrera de la piel.
  • Se aplica en emulsión junto a otros activos que no ocluyen la barrera de la piel, para que todos puedan penetrar fácilmente hasta las capas más profundas de la piel.

Junto a una alta concentración de glicerina que hidrata intensamente las células de la piel a la vez que facilita la absorción de la niacinamida.

Hasta ahora son muy pocos los dermocosméticos que cuentan con la niacinamida entre sus activos principales y los pocos que hay están muy enfocados a tratar casos muy concretos: piel grasa, imperfecciones localizadas, piel madura,… Entre ellos podemos encontrar Skinceuticals Resveratrol BE, concentrado antioxidante de noche que aumenta la resistencia de la piel o Effaclar Duo de La Roche-Posay Reduce corrector que las imperfecciones,corrige y previene la aparición de marcas.

Pero tranquil@s, en breve os hablaré de un revolucionario producto para tratar los múltiples síntomas del fotoenvejecimiento prematuro y es que al menos yo, quiero envejecer, cumplir 100 años, pero que se note lo más tarde posible. ¡¡¡Por eso quiero comenzar a tratarlo ya !!!

Publicado el por Elisa Isabel Roldán Jiménez en La Roche-Posay, Marcas, Piel grasa, Piel joven, Productos, SkinCeuticals, Tipo de Piel, Tratamientos

La importancia de una piel sana

La piel es el órgano más grande y visible de nuestro organismo, pero no es solo una simple capa externa que recubre nuestra superficie corporal, es un conjunto de células y estructuras que nos confieren la protección frente al medio ambiente. La semana pasada os hablaba de la importancia de protegerla frente al fotoenvejecimiento por motivos fundamentalmente estéticos, hoy os hablo de la importancia de protegerla por motivos vitales.

La piel desempeña diversas funciones entre las que cabe destacar: función protectora (mecánica, físico-química, térmica, biológica y frente a la radiación solar), inmunitaria, termorreguladora, sensorial, metabólica, estética y social, aunque hoy me voy a centrar en su función como barrera.

Este órgano complejo conecta el organismo con el medio exterior actuando como una barrera selectiva de entrada y salida de sustancias, para ello cuenta con una película hidrolipídica (agua y grasa), que evita la entrada de bacterias, virus y hongos, así como la pérdida de agua y grasa.

Esta película hidrolipídica que confiere a la piel su función como barrera selectiva no es más que una mezcla de factores hidratantes naturales de la piel (agua, urea y queratina) y lípidos epidérmicos que se encargan de mantener compactada la estructura celular para que la piel se mantenga bien hidratada, firme y sana. Este film varía en cantidad y composición en función de la zona del cuerpo a considerar, la estación del año, humedad ambiental, alimentación, estrés o determinadas enfermedades como la psoriais o la atopia.

Una piel sana es de color uniforme, textura lisa, bien hidratada, y con un nivel de sensibilidad al tacto, la presión y la temperatura adecuados. Cuando la barrera natural se altera se pierde agua y elasticidad de ahí que se aprecie una piel seca,  áspera e incluso agrietada y laxa. Si no se pone remedio y la alteración continúa, se volverá más sensible a la radiación solar y a los cambios de temperatura llegando a ser más propensa a la infecciones.

En definitiva os diré que una barrera cutánea sana es sinónimo de una piel sana pero el paso del tiempo, el estrés, las condiciones medioambientales, la radiación UV… van haciendo que irremediablemente, se vaya deteriorando, sin embargo, gracias a la dermocosmética, y a estos consejos,  nosotros podemos conseguir que esto suceda muy, muy lentamente:

1.- Llevar a cabo una correcta limpieza con jabones y detergentes sintéticos ligeros pero capaces de eliminar tanto la suciedad endógena (secreción de grasa y células muertas) como exógena (contaminación, maquillaje,…). Entre sus componentes estos limpiadores han de tener emolientes y suavizantes así como un alto contenido en agua.Effaclar gel de la Roche-Posay es una buena alternativa.

2.- Protegernos de los radicales libres que rompen la estructura dérmica para ello nada mejor que usar un buen antioxidante a diario como mi favorito, Phloretin CF de SkinCeuticals.

3.- Tras el antioxidante hay que aplicar humectantes que contienen hidratantes que compensan la pérdida de los factores de hidratación natural y lípidos que rellenan los espacios dejados por los que se van perdiendo. Endocare Day Sense de IFC o cualquiera de los productos de la gama Hydra-Chrono de Lierac entre otros.

4.- Usar un fotoprotector a diario y reaplicarlo tantas veces sea necesario ya que se ha demostrado que se necesita una dosis muy pequeña de radiación ultravioleta  para bloquear la síntesis de los factores naturales de hidratación que constituyen el manto hidrolipídico así como para debilitar los queratinocitos ocasionando una pared más delgada e inestable. Os aconsejo Heliocare Color GelCream SPF50

Como veis una barrera cutánea en perfectas condiciones es crucial para tener una piel sana y me complace deciros que en breve os hablaré de un revolucionario producto para ello y es que al menos yo, quiero envejecer, cumplir 100 años, pero que se note lo más tarde posible y quiero comenzar cuidándome ya!!!

Publicado el por Elisa Isabel Roldán Jiménez en Endocare, La Roche-Posay, Lierac, Sin categoría, Tratamientos

Tres sencillos pasos para combatir el fotoenvejecimiento

Probablemente si os pido que me citéis un cosmético capaz de combatir o prevenir el fotoenvejecimiento cutáneo cada uno de vosotros me daréis una respuesta válida. Pero si la pregunta es qué es el fotoenvejecimiento, la cosa no siempre está tan clara.

Es cierto que el término fotoenvejecimiento se ha puesto muy de moda entre las casas dermocosméticas porque engloba varios aspectos del envejecimiento cutáneo con un origen común, la radiación ultravioleta.

En concreto el fotoenvejecimiento se define como el conjunto de cambios provocados por la radiaciación ultavioleta que se suman a los provocados por el propio envejecimiento cronológico.

La radiación ultravioleta genera radicales libres que a su vez provocan un daño en el ADN de nuestras células, causando una disminución en la síntesis de colágeno y antioxidantes y aumentando la degradación de colágeno y elastina, todo este proceso que ahora os explico de forma más o menos simple, se hace visible al ojo humano de la siguiente forma:

  • Aparecen arrugas  en principio, alrededor de los ojos, debido a la disminución de colágeno y elastina.
  • Enrojecimiento, como consecuencia de la inflamación y debilitación de los vasos sanguíneos.
  • Falta de elasticidad alrededor de los pómulos de ahí que el surco nasolabial se haga más pronunciado, esto es debido a irregularidades en la piel y disminución de la síntesis de ácido hialurónico.
  • Deshidratación ya que la barrera protectora hidratante se debilita perdiendo agua que necesita para mantener la luminosidad adecuada.
  • Aumenta la síntesis de tirosinasa y la transferencia de melanina se altera provocando un aumento del número de manchas provocadas por el sol.
  • Tanto la renovación celular como la diferenciación se enlentecen haciendo que la piel se vea áspera, sin brillo, con los poros dilatados especialmente en las mejillas y la barbilla.

Todos estos síntomas pueden manifestarse en mayor o menor medida en función de factores genéticos, estilo de vida y de la conducta frente al sol y se pueden eliminar mediante tres sencillos pasos:

1.- Prevención. Un buen antioxidante como los que nos ofrece SkinCeuticals (Serum10, CE Ferulic o Phloretin CF) o Neostrata ( Skin Active Matrix Sérum ) no solo nos protege de la radiación ultravioleta, evitando futuros daños, sino que también repara parte del daño causado, mejorando líneas de expresión y manchas.

2.- Protección. Los fotoprotectores UVA/UVB de amplio espectro nos protegen del 55% de la radiación que llega hasta nuestra piel. Si a esta protección le sumamos la que nos aporta el antioxidante, conseguimos neutralizar el 99% de la radiación responsable del fotoenvejecimiento. Entre los factores de protección más demandados encontramos Ultra Facial Defense y Mineral Radiance UV Defense de SkinCeuticals y Heliocare gel crema de Endocare.

3.- Corrección. Es fundamental el uso a diario de productos adecuados para tratar los síntomas del fotoenvejecimiento que ya se manifiestan en nuestra piel. En función de ellos podemos encontrar varios productos como el fluido Premium noche y día de Lierac para pieles muy fotoenvejecidas, Redermic C de la Roche-Posay para pieles maduras y con problemas de sensibilidad,…

Como veis, hasta ahora la mayoría de productos antiedad están enfocados a la corrección de un fotoenvejecimiento instaurado, de una piel madura, os digo hasta ahora porque en breve os hablaré de un revolucionario producto para tratar los múltiples síntomas del fotoenvejecimiento prematuro y es que al menos yo, quiero envejecer, cumplir 100 años, pero que se note lo más tarde posible y quiero comenzar a tratarlo ya!!!

 

Publicado el por Elisa Isabel Roldán Jiménez en La Roche-Posay, Lierac, Neostrata, SkinCeuticals

Nociones para reconocer tu tipo de piel

Hoy día podemos encontrar en el mercado multitud de productos para el cuidado y tratamiento de nuestra piel. El surtido es tan inmenso que simplemente decantarte por una marca u otra, cuando no se tiene el conocimiento adecuado, puede ser un hecho bastante complicado, si a ello le sumamos qué queremos tratar (arrugas, acné, hiperpigmentaciones,…) y qué tipo de piel tenemos, la cosa puede llegar a ser un auténtico caos.

Yo tengo un lema: no existen malos dermocosméticos sino malas elecciones. Hoy os voy a dar unas breves nociones para diferenciar cual es vuestro tipo de piel pero recordad que el estado de la misma se ve afectado por multitud de factores como el clima, el estrés, la ingesta de determinados medicamentos,… pequeñas variantes que también hay que tener en cuenta a la hora de elegir los productos que compondrán una buena rutina dermocosmética.

Básicamente encontramos 5 tipos:

-          Piel normal. Es la piel propia de una persona joven, color rosado uniforme, tacto suave, sin arrugas, firme, bien irrigada, poros cerrados y pequeños, sin brillos, se broncea fácilmente y resiste bien los cambios de temperatura. Aunque son pieles “todoterreno” una ayuda extra de manos de un buen antioxidante como Serum 10 de SkinCeuticals nunca está de más.

-          Piel seca. Tanto si es ocasional o crónica, es debida a una disminución del contenido lipídico del estrato córneo, suele ser más frecuente en personas de edad avanzada, sometidas a determinados tratamientos médicos o trastornos hormonales y se caracteriza por un tono apagado, es más delgada, de aspecto mate, y tacto rugoso,  los poros suelen estar cerrados y son imperceptibles a simple vista, tiende a arrugarse más ya que es más fina y se broncea con dificultad. Los aceites son vuestros productos estrella como Elixir Premium de Lierac o Neovadiol Magistral Elixir de Vichy.

-          Piel grasa. Probablemente sea el tipo de piel más fácil de reconocer por el exceso de sebo que se manifiesta a modo de brillos, poros dilatados, tacto untuoso y más o menos áspero en función de las zonas y aunque se broncea bien no suele hacerlo de forma uniforme lo que junto a las cicatrices que suelen dejar los comedones que a veces aparecen, provoca la aparición de hiperpigmentaciones.  Actualmente líneas como Blemish+Age de SkinCeuticals o Effaclar de la Roche-Posay nos ofrecen una serie de productos con los que normalizar la actividad de las glándulas sebáceas.

-          Piel mixta. En ocasiones cuando no sabemos diferenciar nuestro tipo de piel, la mayoría de l@s usuari@s se decantan por este tipo, pues bien, si realmente tenéis una piel mixta, debéis presentar una zona T más grasa (frente, nariz y barbilla) y el resto del rostro o es normal o seco. Las ampollas Alfa Peeling de Martiderm para usar por la noche combinan la renovación e hidratación de todo tipo de pieles, especialmente de las mixtas, consiguiendo una unificación de tono y textura.

-          Piel sensible. Es aquella que reacciona ante estímulos que son indiferentes para el resto de pieles. Aunque suele ser de color, muy claro, las rojeces suelen estar más presentes de lo habitual así como el picor, tirantez y la sensación de calor. Es fundamental que quien la padece extreme las precauciones y absolutamente todo lo que use esté especialmente indicado y testado en pieles sensibles, de lo contrario podemos encontrarnos con situaciones bastante indeseables. Phyto Corrective de SkinCeuticals y Day Sense de Endocare son dos productos con los que poder olvidar tales inconvenientes.

 

Sé que solo os he indicado lo más característico de cada tipo de piel y que muchas veces tenemos casos especiales que no se pueden encasillar, por ello me comprometo a ayudaros de forma individual, a diagnosticar vuestro tipo de piel y a elegir los productos que compondrán vuestra rutina dermocosmética lo más correctamente posible. Quienes os podáis pasar por la farmacia os recuerdo que contamos con un SkinScope que nos ayuda en dicha tarea, para los demás, prometo escucharos, leer vuestros correos y seguir escribiendo en profundidad para que vuestra rutina dermocosmética sea perfecta.

Publicado el por Elisa Isabel Roldán Jiménez en Cuidados diarios, Endocare, La Roche-Posay, Lierac, Martiderm, Piel grasa, Piel mixta, Piel normal, Piel seca, Piel sensible, SkinCeuticals, Tratamientos

Tratamientos eficaces para la Rosácea

Sois muchos los que os acercáis hasta la oficina de farmacia solicitándonos información sobre el tratamiento de una de las afecciones cutáneas más frecuentes, la rosácea, y me doy cuenta de que a veces, incluso los mismos pacientes, desconocen en qué consiste esta patología, a qué se debe y cómo tratarla así que hoy os voy a dar unas nociones básicas para que podáis identificarla y controlarla.

La rosácea es un desorden vascular crónico, que afecta a la frente, nariz, mejillas, párpados y barbilla, es decir a la zona centro del rostro. Se caracteriza por presentarse a modo de episodios recurrentes de rubefacción, edema, enrojecimiento con aparición de pápulas, pústulas, arañas vasculares y fibrosis del tejido. Aunque puede aparecer a cualquier edad es más frecuente que aparezca entre los 30 y 50 años y suele afectar principalmente a personas de piel clara, siendo también más frecuente entre las mujeres debido a la clara incidencia hormonal que provoca una mayor debilidad de las paredes vasculares y dilatación de los vasos.

Esta dermatosis crónica se manifiesta de diferentes modos en función del estadio en que se encuentre y de las condiciones que nos rodean pero básicamente podemos definir tres fases:

Estadio 1.- Enrojecimiento leve, aparecen flushes (calor y rojez) y algunas arañas vasculares como reacción a estímulos externos (cambios de temperatura, alimentación,…)

Estadio 2.- Los flushes son cada vez más intensos y duraderos, puede aparecer eritema constante y algunas arañas vasculares siempre visibles. En muchas ocasiones aparecen lesiones inflamatorias como las pápulas y las pústulas sin comedones.

Estadio 3.- En el último estadio los flushes son muy severos, aparece eritema y edema, y las zonas donde se localizan las arañas vasculares tienen aspecto rugoso, pican,…

Como veis es fundamental consultar al dermatólogo ante los primeros síntomas y éste no solo pondrá el tratamiento oral y/o tópico necesario, si no que nos dará las recomendaciones adecuadas para evitar su evolución.

Aunque su origen no está muy claro, sí podemos hablar de factores desencadenantes como:

  • Cambios de temperaturas y temperaturas extremas.
  • Consumo de comidas picantes, bebidas calientes, alcohol,…
  • Uso continuado de corticoides de alta potencia.
  • Estrés y ansiedad.
  • Ejercicio físico.
  • Uso de cosméticos no adecuados.

 

Como ya os podéis imaginar evitar éstos factores desencadenantes es crucial para tratarla pero los siguientes consejos no lo son menos:

  1. Hay que llevar a cabo una limpieza minuciosa del rostro siempre con limpiadores suaves de texturas ligeras como la Solución Micelar de la Roche-Posay.
  2. El tónico en pacientes con rosácea es más que imprescindible, sobre todo aquellos con propiedades calmantes, venotónicas y otros activos que reduzcan la inflamación y el edema como Phyto Corrective de SkinCeuticals que es el fluido perfecto para calmar pieles fragilizadas o sensibles y que se puede usar como tónico después de la limpieza o como calmante, aplicándolo a lo largo del día las veces que necesitemos.
  3. Usar cremas que aporten la hidratación necesaria y al mismo tiempo calmen y disminuyan la intensidad de las rojeces. Redness Neutralizer de SkinCeuticals sin ser un medicamento, es capaz de actuar en las cuatro etapas de la cascada inflamatoria como el mejor de los corticoides, se puede usar tantas veces como nos sea necesario y ha demostrado científicamente que con su uso continuado, los flushes disminuyen en intensidad y duración. Otra alternativa es Rosaliac CC cream de la Roche-Posay tiene un poco de color perfectamente adaptable a cualquier piel de tono medio-claro que lo requiera.
  4. Evitar la exposición solar y usar siempre, y cuando digo siempre me refiero a también en invierno aunque esté lloviendo, un fotoprotector con un I.P. de 50+. Sheer Mineral de SkinCeuticals al ser un protector solar 100% mineral forma una película sobre la superficie cutánea que no solo refleja la radiación solar, sino que también actúa a modo de pantalla frente a los cambios de temperatura, humo,…
  5. La mayoría de pacientes con rosácea tienen una especial sensibilidad en la mucosa ocular por ello es especialmente importante usar un contorno de ojos extremadamente hipoalergénico como el recién llegado Toleriane ojos de la Roche-Posay para nutrir e hidratar o Skin Active de Neostrata si necesitamos corregir también los signos de la edad.
  6. Los maquillajes, coloretes,… han de ser totalmente hipoalergénicos y no solo se pueden usar, sino que es recomendable usarlos, especialmente los correctores de tono verde (Toleriane pincel corrector de la Roche-Posay) que contrarrestan el rojo de las zonas afectadas y las bases cubrientes (La gama Toleriane teint fluido de la Roche-Posay ) que hacen que el paciente se vea bien y por lo tanto se sienta bien consigo mismo.

Soy consciente de que la rosácea es una afección bastante complicada de tratar y de llevar, pero con paciencia, constancia  y con la ayuda de un buen dermatólogo y del arsenal dermocosmético del que disponemos, todo es posible.

Publicado el por Elisa Isabel Roldán Jiménez en La Roche-Posay, Piel sensible, Tratamientos