Cuidados diarios

Cómo proteger y cuidar tus labios

En mi anterior post os comentaba que entre mis propósitos para el 2015 estaba el de sonreír cada día, y me gustaría que cada uno de vosotros pudieseis hacer lo mismo, pero lucir una bonita sonrisa requiere unos labios bonitos para ello es fundamental mimarlos y cuidarlos con los productos adecuados para ellos.

Los labios y la zona periocular son las partes más sensibles de la piel del rostro y a diferencia del contorno, los labios son la zona que más rápidamente pierde su humedad debido a su propia estructura celular de ahí que sean especialmente sensibles a los cambios climáticos y tiendan a desecarse y agrietarse a la primera de cambio.

Es cierto que hay personas con labios especialmente sensibles, ahí me incluyo yo, donde no solo el frío, el calor ó el viento, sino que el mero hecho de comer algo más picante de la cuenta, aplicar un producto no adecuado para labios, hablar más de lo habitual, o tomar determinados tratamientos médicos ocasionen pérdida de flexibilidad y tirantez que terminan  agrietando y descamándolos.

Tanto si tenéis unos labios especialmente sensibles como si no  es fundamental cuidarlos con productos adecuados para ellos que no solo los hidraten, calmen y regeneren si no que también aporten alguna otra ventaja como, que aumente el volumen, eviten la formación de arrugas o disminuya la profundidad y longitud de las ya existentes.

Cada vez que limpiemos el rostro debemos limpiarlos con un producto específico para ellos, siempre de forma suave, sin frotar, p.ej. la Solución Micelar de la Roche-Posay es perfecta para ello.

Al menos una vez a la semana podemos exfoliarlos suavemente, para ello usaremos un cepillo de dientes suave que pasaremos mediante movimientos circulares.

Tras la limpieza es el momento de aplicar nuestro producto de tratamiento aquí permitidme que os destaque algunos:

  • Hydra-Chrono labios de Lierac. Un bálsamo fundente, nutritivo y reparador que podemos aplicar tantas veces como sea necesario. Es perfecto para usar antes de la barra de labios, para conseguir una reparación intensa aplicándolo por la noche o como efecto sublimador. Lo hay brillante o con color rosado “a medida”. Desde la primera aplicación nuestros labios se vuelven lisos y suaves y quedan perfectamente protegidos de las agresiones medioambientales.
  • Liftissime labios y contorno de Lierac. A diferencia del anterior éste es un bálsamo rellenador con una textura untuosa que penetra perfectamente entre las arrugas provocando un efecto lifting inmediato. Se aplica sobre los labios y su contorno para conseguir dicho efecto en toda la zona O.
  • Expression ojos y labios de Martiderm. Combinado antiedad perfecto para rellenar arrugas profundas en el contorno de ojos y labios y sobre los mismos labios. Su textura fluida lo hace muy fácil de aplicar y penetrar incluso entre las arrugas más profundas consiguiendo un aumento de densidad y con ello un alisado perfecto.

Al igual que sucede con nuestro tratamiento facial, en el tratamiento de labios debemos concluir siempre con un factor de protección y tras él el color. Como factor de protección podéis encontrar un surtido muy amplio, entre los más demandados están:  Anthelios de la Roche-Posay, y PizBuin labios.

Respecto a la barra de labios, ya os he dicho que mi favorita es Novalip Duo de la Roche-Posay, siempre llevo una conmigo, porque no solo tiene unos colores vibrantes, sino que hidrata, nutre, repara y cicatriza, pero si os decidís por otras marcas aseguraros de que sean fórmulas libres de conservantes y pigmentos que causen alergias y que realmente sean capaces de combinar el color y la nutrición.

Finalmente os diré os hagáis con un buen bálsamo labial (Nutitic, Cicaplast baume, …) y  cada vez que notéis tirantez, o falta de hidratación nunca, bajo ningún concepto, ni mojéis los labios con saliva ni tiréis de las pieles que pueden salir, en estos casos aplicar tantas veces como sea necesario vuestro bálsamo labial y sonreír, sonreír y sonreír.

Publicado el por Elisa Isabel Roldán Jiménez en Cuidados diarios, La Roche-Posay, Lierac, Martiderm, Productos

Cómo eliminar los puntos negros

Los comedones abiertos, comúnmente conocidos como puntos negros, son unas alteraciones no inflamatorias que aparecen en pieles con tendencia acnéica o en cualquier piel con una limpieza inadecuada, debido a la oxidación de las grasas presentes en el canal del folículo pilosebáceo especialmente, en nariz y barbilla.

Tratarlos a tiempo es fundamental, no solo por su repercusión estética, si no porque pueden evolucionar a pápulas, pústulas e incluso en algunos casos a quistes, todos ellos, son alteraciones dolorosas, inflamatorias y más o menos profundas que pueden afectar al límite dermohipodérmico.

Hasta hace muy poco existía la falsa creencia de que una limpieza agresiva era la solución para terminar con los puntos negros, hoy día, se ha demostrado que lo fundamental es llevar a cabo una higiene diaria constante y con los productos adecuados, es más, el uso incontrolado de productos agresivos pueden desembocar en un agravamiento de las lesiones y una irritación de la piel.

Los geles sintéticos (Syndet) son los aliados perfectos para terminar con los comedones tanto abiertos como cerrados, no solo eliminan el exceso de grasa, sino que también terminan con las células muertas, suciedad ambiental,… Effaclar gel de la Roche-Posay es perfecto para pieles sensibles con tendencia grasa, y Blemish+Age Cleansing gel de SkinCeuticals exfolia y descongestiona la piel suavizando las imperfecciones e iluminando la piel madura.

Tras la limpieza hay que secar muy bien el rostro, cuello y escote y aplicar un poco de tónico astringente que además de complementar la limpieza, restablece el pH de la piel y cierra los poros.

Tras la limpieza diaria hay que aplicar un cosmético especialmente formulado para terminar con este problema y que aporte el agua que necesita esta piel sin sobrengrasarla ni irritarla y a ser posible con un alto contenido en activos cicatrizantes  y regenerantes. El nuevo Effaclar Duo+ no solo hidrata y reduce las imperfecciones si no que también corrige y previene la aparición de las marcas.

Al menos una vez a la semana es recomendable realizar una exfoliación profunda y aplicar tras ello una mascarilla limpiadora. Con el exfoliante conseguimos renovar la piel, eliminar impurezas y aumentar considerablemente la eficacia de cualquier tratamiento que apliquemos tras él. Personalmente, si la piel no es extremadamente sensible, prefiero los exfoliantes físicos como el de Martiderm que contiene óxido de aluminio y gránulos de sílice de acción abrasiva  y exfoliante y ácido salicílico que actúa como antiséptico y seboregulador además de la bentonita y el óxido de zinc que desincrustan y absorben el sebo.

Aquell@s que tenéis la piel algo sensible, o que simplemente no os gustan los exfoliantes físicos os diré que existe en el mercado un exfoliante químico hidrosoluble capaz de reducir el tamaño del poro y dotar a la piel de un tacto más suave, me refiero al ácido glicólico. Si tengo que recomendar un cosmético a base de éste, ese es sin duda Retexturing Activator de SkinCeuticals ya que a diferencia de otros es perfectamente combinable con otros productos y se puede usar a diario sin riesgo de lesión.

Como mascarilla purificante os recomiendo dos: la mascarilla purificante de Martiderm y Clarifying Clay Masque de SkinCeuticals, ésta además de eliminar células muertas e impurezas disminuye las líneas de expresión, arrugas e hiperpigmentaciones al mismo tiempo que suaviza la piel irritada.

Mi último consejo para erradicar los puntos negros creo que es el más importante y el que más se olvida: no tocar, bajo ningún concepto, los comedones de este modo evitaremos la diseminación de las lesiones por todo el rostro y la formación de cicatrices.

 

Publicado el por Elisa Isabel Roldán Jiménez en La Roche-Posay, Piel grasa, Tratamientos

Dermatitis atópica

Hoy se celebra el día nacional de la enfermedad crónica de la piel más frecuente en la infancia, la dermatitis atópica. Entre un 10 y un 20% de los niños en países industrializados la padece, pero no solo es cosa de niños, si no que cada vez es más frecuente la continuación e incluso aparición en adolescentes y adultos.

Os podría hablar largo y tendido de esta patología cutánea porque entre otras cosas, yo misma la padezco, pero  hoy voy a limitarme a aclararos qué es, y como mantenerla a raya.

La dermatitis atópica (DA) es una enfermedad inflamatoria, pruriginosa, de evolución crónica ligada a los linfocitos T de la piel que suele cursar a modo de brotes. De carácter hereditario, esta dolencia suele asociarse a una piel seca que se irrita con facilidad. Es frecuente que quien la padece o algún familiar directo padezca asma, rinitis o alergias alimentarias, al conjunto de todo ello más la DA, se le denomina atopía.

El picor, la piel seca y las placas (eczema) son los síntomas que nos indican la presencia de DA aunque dichos síntomas pueden variar de un paciente a otro, cosa que complica su diagnostico y diferenciación de otras patologías.

Lo más característico de esta dermatitis es que cursa alternando periodos de brotes y remisiones. Los brotes son fáciles de diagnosticar ya que comienzan con un enrojecimiento de la piel (eritema), que da lugar a vesículas, exudación, costras, cicatrización y finalmente piel seca. Es durante el brote cuando el picor es más intenso y el riesgo de lesiones por rascado e infección es mayor.

Es fundamental llevar a cabo una serie de medidas higiénico-dietéticas no solo durante los brotes, sino también durante los episodios de calma para intentar que los brotes sean menos intensos y más distanciados en el tiempo. La utilización de productos inadecuados en el baño y en la hidratación del paciente atópico pueden desencadenar o agravar los brotes, de ahí que se recomiende usar productos adecuados para evitar la persistencia de la DA.

El baño ha de ser corto, nunca más de 10 minutos, siempre con agua que no supere los 34 grados, a ser posible sin esponjas ni manoplas y con un gel sin detergente (syndet) que no dañe la piel y que la hidrate p. ej. Lipikar Syndet de la Roche-Posay o el gel de Leti AT4 son dos de mis favoritos.

Tras el baño el secado debe hacerse sin frotar, a modo de golpecitos ya que si friccionamos o frotamos en exceso podemos aumentar la irritación de la epidermis.

Una vez retirado el exceso de agua debemos usar un emoliente  que forme una capa protectora en la superficie del estrato corneo reteniendo agua y aportando lípidos que restauran la barrera cutánea e impidiendo la penetración de alérgenos y sustancias irritantes, además este emoliente reestablece el equilibrio de la flora cutánea y controla el picor ayudando a espaciar los brotes p. Ej. Lipikar Baume AP para el brote y Lipikar leche para el mantenimiento o Leti AT4 leche corporal son algunos de los emolientes con los que yo he obtenido mejores resultados.

Cualquier producto que sea especifico para la piel atópica no debe contener conservantes, perfumes, ácido salícilico,… han de aplicase una ó dos veces al día, siempre después del baño y antes de salir al exterior especialmente en invierno. Hay que usar prendas sueltas de algodón que evitan el picor y dejan que la piel respire, materiales como la lana o la licra además de aumentar el picor pueden aumentar la sudoración de la piel y con ello la necesidad de rascar.

Los corticoides tópicos y los inhibidores de la calcineurina (tacrolimus, pimecrolimus) son muy útiles en el control del eczema y han demostrado ser muy seguros, no obstante siempre han de usarse durante los periodos de brote y bajo prescripción y supervisión médica.

Prometo que os volveré a hablar más detenidamente de la DA porque al igual que sucede con cualquier otra patología crónica, sé q puede ser difícil de llevar y controlar y cualquier información siempre es bien recibida no obstante os doy mi secreto para controlarla: hidratación, hidratación y más hidratación.

 

 

Publicado el por Elisa Isabel Roldán Jiménez en La Roche-Posay, Tratamientos

Agua micelar, el desmaquillante perfecto

La Roche PosayHoy me he dado cuenta de que hay un producto que de forma muy sigilosa ha conseguido hacerse un hueco dentro de los productos más demandados en las oficinas de farmacia y que aun así es un gran desconocido para muchos, me refiero a las soluciones micelares.

Aunque en muchas ocasiones el sueño, la falta de tiempo, o simplemente la pereza no nos dejen llevar a cabo la limpieza diaria del rostro, creo que todos somos conscientes de que ésta se debería realizar dos veces al día, una por la mañana y otra por la noche, justo antes de comenzar a aplicarnos el resto de productos que componen nuestra rutina dermocosmética, de este modo eliminaríamos tanto la suciedad endógena (secreción de grasa y células muertas ) como la exógena ( restos de maquillaje, contaminación,….) cuanto más limpia esté la piel cualquier cosmético aplicado después será mucho más efectivo ya que se le ha facilitado el paso hasta las capas más profundas de la piel.

Sé que muchas de vosotras me diréis que para qué limpiar el rostro dos veces al día si no os maquilláis. Aquí os quiero aclarar algo, cuando limpiamos la tez no sólo eliminamos los restos de maquillaje sino que también nos deshacemos de células muertas que quedan en superficie, sudor, polvo, restos de polución y tabaco que de no ser eliminados, terminan obstruyendo nuestros poros dando lugar a los temidos puntos negros, espinillas, tono apagado de la piel y otros signos de envejecimiento cutáneo nada agradables.

Lo usual hasta hace un tiempo era usar un desmaquillante específico para ojos y labios y un gel o  leche limpiadora y seguidamente un tónico para el resto del rostro. Os digo que era lo usual porque ahora contamos con las aguas micelares o como también se les conoce, limpiadores “todo en uno” que en un único producto aúnan el limpiador de ojos y labios, la leche o gel limpiador y el tónico calmante de ahí que sean consideradas el desmaquillante perfecto.

El secreto del agua micelar se encuentra en las micelas que la constituye, que son una agregación de moléculas en líquidos coloides y que actúan como emulsionantes, permitiendo que compuestos insolubles en un solvente se disuelvan, de este modo la formación de micelas permite remover la grasa y restos de suciedad del rostro.

Aptas para todo tipo de pieles

Agua Micelar La Roche PosayLas soluciones micelares de venta en farmacia son aptas incluso para pieles muy sensibles, no son comedogénicas de modo que pueden ser usadas en pieles grasas pero tampoco resecan de ahí que a las pieles secas también les agrade. Son muy fáciles de aplicar y consiguen realizar una limpieza en profundidad.

Son numerosas las marcas de dermocosmética que cuentan con soluciones micelares entre sus limpiadores pero la mayoría cuentan con la siguiente carta de formulación fisilógica:

  • Agentes limpiadores seleccionados para ser tolerados incluso por las pieles más sensibles pero con un gran poder desmaquillante.
  • Sin jabón, sin alcohol, sin colorantes, sin parabenes.
  • Con pH fisiológico.
  • En el caso de nuestra favorita, la solución micelar de la Roche-Posay, con agua termal de la La Roche- Posay conocida fundamentalmente por su poder calmante.

Todas estas características hacen de las aguas micelares el demaquillante perfecto para la piel sensible de la cara, ojos y labios, respetando su equilibrio fisiológico.

Para aplicarlas basta con humedecer un disco de algodón con un poco de producto y pasarlo por todo el rostro sin arrastrar, es decir a modo de pequeños golpecitos ya que el agua micelar limpia por adsorción. Una vez retirado todo el resto de maquillaje y suciedad pasaremos a aplicar el sérum, crema ó  demás productos que compongan nuestra rutina ya que no es necesario aclarar ni aplicar ningún otro limpiador.

En definitiva, las soluciones micelares son los limpiadores idóneos para quienes vamos con prisa y no le dedicamos el tiempo suficiente a la limpieza diaria o en el caso de las más tradicionales, para ir de viaje ya que en un único producto llevamos todo lo necesario aunque mejor os animo a que las probéis y me contáis luego si realmente son el desmaquillante perfecto para las mujeres de hoy día.

Publicado el por Elisa Isabel Roldán Jiménez en La Roche-Posay, Maquillaje, Marcas, Piel grasa, Piel mixta, Piel normal, Piel seca, Tratamientos

Un chute de vitamina C para combatir las arrugas

La vitamina C es uno de los ingredientes estrella de la cosmética. La gran mayoría de marcas cuenta con productos que lo incluyen. Hoy revisamos las aportaciones de dos laboratorios de referencia: SkinCeuticals y La Roche-Posay.

Redermic [C], de La Roche-Posay

Redermic C

Redermic C

Los investigadores de La Roche Posay acaban de dar una vuelta de tuerca a esta sustancia, al adaptarla a las necesidades de las pieles sensibles. Leonor Prieto, directora científica de estos laboratorios, explicaba recientemente a Yo Dona, el magazine femenino del diario El Mundo, la importancia de la vitamina C y de Redermic [C], uno de los últimos lanzamientos.

Las claves de la vitamina C según Leonor Prieto:

  • Poder antioxidante y capacidad para neutralizar los radicales libres
  • Estimula la producción de colágeno
  • Tiene un efecto exfoliante (por lo que renueva la piel y aporta luminosidad)
  • Regula la síntesis de melanina (con lo cual unifica el tono)
  • Y, al contrario de lo que muchos creen, protege de los rayos UVA y UVB.

En el caso de Redermic [C], La Roche-Posay ha conseguido asociar esta vitamina pura a otros componentes que refuerzan su acción, como la manosa -un monosacárido (azúcar simple) que aumenta el grosor de la epidermis, haciéndola más resistente al envejecimiento y a la aparición de rojeces- y el ácido hialurónico fragmentado, que hidrata en profundidad y reafirma. Por eso Redermic [C] es un tratamiento antienvejecimiento global para las pieles sensibles.

C E Ferulic, de SkinCeuticals

C E Ferulic, de SkinCeuticals

C E Ferulic, de SkinCeuticals

C E Ferulic es una revolucionaria combinación de antioxidantes que ofrece una protección avanzada frente el fotoenvejecimiento. Actúa neutralizando los radicales libres, estimulando la síntesis de colágeno y proporcionando una protección antioxidante. Mayor protección significa un aspecto más jóven de la piel y una mejor defensa frente al envejecimiento causado por factores ambientales.

  • Proporciona una protección avanzada contra la radiación UVA, UVB e Infrarroja A
  • Estimula la síntesis del colágeno para mejorar los signos de la edad
  • Incrementa la firmeza de la piel y repone los lípidos de la piel
  • Ayuda a prevenir la producción de dímeros de timina, mutaciones del ADN asociadas con el cáncer de piel
  • Una vez que el serum se absorbe, no desaparece con el agua ni el roce, lo que lo convierte en la combinación perfecta para usar junto con los filtros solares.

 

Publicado el por Carolina Cobo Jiménez en La Roche-Posay, Marcas, Piel mixta, Piel normal, Piel seca, SkinCeuticals