Tus aliados del verano: los fotoprotectores

Lo prometido es deuda. No quiero que ningún/a os quedéis con la duda de que protector solar debéis llevar en el bolso de playa, ahí, junto a las chanclas, la toalla y ese libro del que todo el mundo habla.

Hoy vengo a hablaros de fotoprotectores, desde el punto de vista dermocosmético.

Como os comentaba en mi anterior post, comercialmente se usa más esta clasificación porque relaciona más fácilmente una necesidad con un tipo de pantalla solar aunque a la hora de elegir os aconsejo que tengáis en cuenta ambas y que siempre busquéis el que más se adecúe a vuestras necesidades teniendo en cuenta el tipo de piel (seca, grasa, sensible,…) para qué lo necesitamos (deporte, trabajo,….) y en qué zona del cuerpo lo vamos a aplicar (rostro, cuerpo, labios,…). Básicamente encontramos:

  • Geles. En su composición contienen una gran cantidad de agua y en ocasiones un poco de alcohol que al evaporarse proporcionan una gran sensación de frescor. Se extienden fácilmente, pero hay que cuidar que la piel esté totalmente seca, de lo contrario se pueden formar pequeñas borraduras. Ideales para pieles grasas o mixtas ya que no contienen grasa. Heliocare Ultra 90 gel ha sido formulado pensando en quienes necesitan una fotoprotección extrema.
  • Cremas. Son las más hidratantes por su alto contenido en lípidos, de ahí que se adapten muy bien en los tratamientos faciales. Anthelios  BB Cream protege las pieles más secas y les da un toque de color.
  • Lociones. También conocidas como leches, son más hidratantes que los geles porque contienen grasas, pero menos que las cremas. Su fácil extensibilidad y consistencia no grasa las hace perfectas para el uso corporal. Anthelios dermo-pediatrics es la fotoprotección de los más pequeños incluso cuando su piel es más sensible de lo habitual.
  • Gel-crema. Su contenido en grasa es prácticamente nulo, penetra perfectamente, hidrata y modula la consistencia haciéndolo perfecto para pieles normales, mixtas y grasas. El fluido cremoso 360 de Heliocare destaca por su acción protectora, neutralizadora de radicales libres y reparadora del ADN.
  • Aceite seco.  Son aceites formulados con siliconas volátiles, por ello no dejan residuo graso y se absorben rápidamente dejando la piel suave. Se pueden usar en rostro, cuello y cabello. El aceite nutritivo invisible de Anthelios ha sido toda una revolución.
  • Aerosoles.  Pueden estar formados por una fase interna gas/líquido constituyendo las espumas o líquido/gas dando las brumas o nieblas (la bruma solar de Vichy aporta frescor con un acabado seco e invisible). Ambas permiten una dosificación multiposicional, en el caso de la espuma es necesario esparcir el producto con la mano mientras que con las brumas ésto no es necesario.
  • Compactos-crema. Para quienes buscan protección, tapar alguna imperfección y dar un toque de color. Heliocare Compacto Oil Free en cualquiera de sus dos tonos es perfecto para llevar en el bolso.
  • Stick. Son ideales para zonas muy localizadas como cicatrices, labios,… Su tamaño hace fácil el transporte y la reaplicación. El stick de la Roche-Posay nunca falta en mi neceser.

Como estaréis comprobando elegir un fotoprotector es algo que requiere pensar un poco y no dejarnos influenciar por anuncios de televisión, el súper de turno o lo que diga nuestra vecina del quinto. Nuestra pantalla solar ha de ser específica para nuestra piel y nuestras necesidades. Si necesitáis ayuda recordad que me tenéis a vuestra disposición, para mí es un auténtico placer poder ayudaros a sacarle el máximo partido a vuestra piel y al verano.

Deja tu comentario

comentarios

Powered by Facebook Comments

Publicado el por sdc en Sin categoría

Todo lo que debes saber sobre los fotoprotectores

El verano ya está aquí y con este buen tiempo apetece muchísimo caminar, tomar algo en una terraza de verano, o simplemente dejarnos acariciar por los rayos del sol. Y es que el sol nos hace sentirnos bien, con ganas de salir, de hacer cosas y disfrutar de la vida.

Pero no todo es bueno, con la mayor incidencia de los rayos solares también aumenta el riesgo de daño que el astro rey puede ocasionarnos. Para evitar disgustos, nada mejor que llevar con nosotros a nuestro gran aliado: el fotoprotector.

Un protector solar o fotoprotector es un producto cosmético capaz de proteger total o parcialmente la piel de la radiación UV, para ello contiene entre sus activos filtros  solares que se encargan de neutralizar los efectos nocivos del sol gracias a su capacidad de absorción o reflexión.

En función de su activo principal podemos encontrar 4 tipos:

  1. Filtros químicos. Son sustancias químicas de síntesis que absorben la energía, vuelven a su estado inicial, y liberan el exceso de energía en forma de calor imperceptible o de otras formas. La estructura química de cada activo condicionará la longitud de onda que es capaz de absorber, de modo que para obtener una cobertura más amplia se incluyen distintos tipos de filtros en un mismo solar. Entre los más usados destacan el PABA, la benzofenona o los salicilatos. Anthelios, Heliocare, SkinCeuticals o Vichy saben cómo usarlos y combinarlos para obtener la máxima protección.
  2. Filtros físicos. Son micropigmentos capaces de reflejar todas las radiaciones solares independientemente de su longitud de onda. Están especialmente indicados para proteger pieles extremadamente sensibles ya que quedan en superficie y no se absorben y para pieles grasas ya que no aportan lípidos. El dióxido de titanio es el más usado por su capacidad de aislar el 90% de la radiación UVB, UVA y visible.Sheer Mineral UV Defense  y la versión  con color,  Mineral Radiance UV Defense ambos de SKinCeuticals son filtros 100% minerales.
  3. Filtros biológicos. Son sustancias antioxidantes que disminuyen el estrés oxidativo inducido por la radiación UV, por ello potencian la eficacia de los filtros químicos y físicos. Entre los más usados están la vitamina C, B y E y activos de origen vegetal como el ácido ferúlico, extracto de té, aceite de jojoba, etc. Heliocare o SkinCeuticals  ya los usan en sus formulaciones.
  4. Filtros orgánicos. Tinosorb M, macromolécula insoluble en agua y aceite, posee un espectro de absorción muy amplio que cubre el campo de los rayos UVB y UVA, con una longitud de onda crítica de 388 nm lo que lo convierte en uno de los más interesantes protectores solares UVA. Su alto peso molecular no permite la penetración en la piel. Ultra Facial Defense de SKinCeuticals es uno de los primeros en utilizar, entre otros, este revolucionario filtro.

Aquellos fotoprotectores que integran filtros químicos han de aplicarse una media hora antes de la exposición para que dé tiempo a que la piel los absorba, sin embargo los que contienen filtros físicos al actuar por reflexión pueden aplicarse en el mismo momento de la exposición.

En muchas ocasiones una pantalla solar está elaborada con varios tipos de filtros para así asegurar una máxima protección como por ejemplo Heliocare 360 que contiene filtros físicos, químicos y biológicos entre otros activos.

Probablemente no estéis muy acostumbrados a buscar y elegir un fotoprotector en base a esta clasificación, comercialmente es más fácil hacerlo desde el punto de vista dermocosmético donde encontramos cremas, lociones, gel-crema, gel, sticks, sprays, brumas, aceites secos, espumas y compactos. Como veis, hay un fotoprotector para cada necesidad.

Hoy he querido que sepáis qué contiene esa pantalla solar que separa nuestra piel del entorno, darle un enfoque, si me lo permitís, más farmacéutico,  aunque  en mi próximo post os hablaré de los fotoprotectores desde el punto de vista dermocosmético, ¡prometido!

Deja tu comentario

comentarios

Powered by Facebook Comments

Publicado el por sdc en Sin categoría

Claves para tratar las manchas en el rostro

Hace algunos días recibimos la consulta de una de nuestras seguidoras, Rosa. Nos planteaba una duda acerca de manchas en el rostro, que seguro resultará de interés para muchas de vosotras:

Buenas tardes Elisabel: Mi consulta está relacionada con las manchas solares en el rostro. Me acaba de salir una en la frente, a pesar de haber empleado un factor de protección solar de 50. ¿Qué tratamientos me podrías recomendar?

Hola Rosa,

En multitud de ocasiones habrás escuchado que la piel tiene memoria, pues es verdad, podemos llevar años usando concienzudamente un factor de protección adaptado a nuestra piel y de buenas a primeras, aparece una mancha, como te ha sucedido a ti, y es que probablemente, antes de usar correctamente una pantalla solar, nos hemos expuesto a la radiación solar de forma directa o indirecta, causando un desorden en la producción de melanina en las capas más internas de nuestra piel. Con el paso del tiempo y la renovación celular pertinente, esa mancha ocasionada en lo más profundo de nuestra piel, sale a la superficie pudiendo coincidir, como así ha sido, con un periodo donde estamos aplicando un fotoprotector.

No te preocupes, sólo hay que tener en cuenta algunas medidas para evitar que salgan más manchas y para evitar que esa que ha aparecido aumente de tamaño o de intensidad. Aunque estamos en verano hay varios dermocosméticos que puedes utilizar y que han demostrado una eficacia antimanchas espectacular, entre ellos te destacamos dos: Phloretin CF y Advanced Pigment Corrector ambos de SkinCeuticals.

Phloretin CF es un concentrado antioxidante que además de una alta concentración de vitamina C y ácido ferúlico contiene phloretina, otro activo que además de prevenir el fotoenvejecimiento tiene una acción despigmentante. Phloretin CF es tan potente que bastan unas 4-5 gotas aplicadas en rostro, cuello y escote por la mañana, tras la limpieza diaria para conseguir un rostro más luminoso, de tono más homogéneo, donde las manchas disminuyen de tamaño e intensidad al tiempo que nuestra piel está más lisa, en definitiva, Phloretin CF es el sérum antiedad que todas esperamos y que tiene un extra: un efecto anti-manchas.

Advanced Pigment Corrector es un tratamiento antimanchas en toda regla, ya que no sólo actúa sobre las manchas ya existentes, sino que sus activos penetran en la dermis para llegar al origen de la hiperpigmentación, evitando que otras manchas ya formadas y aún no visibles puedan salir a la superficie, para ello cuenta con tres ácidos en su composición, el ácido elágico, el hidroxifenoxipropiónico que actúan directamente sobre el proceso de síntesis y acumulación de la melanina y el ácido salicílico que además de exfoliar las manchas existentes en el estrato córneo, facilita la penetración del resto de activos. La principal diferencia de este tratamiento respecto a otros existentes en el mercado reside en el extracto de levadura que aumenta la resistencia de la piel frente a la nueva pigmentación evitando la reaparición de las manchas.

Si tienes una piel grasa, probablemente con estos dos productos y tu factor de protección será suficiente pero si no es así, o te gusta aplicarte tu crema antiedad, puedes hacerlo, en este caso hazlo tras el Advanced Pigment Corrector y, por supuesto, continúa aplicando el fotoprotector durante el día, te expongas directa o indirectamente a la radiación solar.

Existe un tercer producto perfectamente combinable con estos dos, se trata de Retinol 0.3 aunque personalmente no me gusta recomendarlo en verano porque aunque no es fotosensibilizante, hay que extremar las precauciones con el sol y ser más cuidadosos que de costumbre con las reaplicaciones cada dos horas de la pantalla solar y como soy consciente de que a veces ésto no lo hacemos correctamente, prefiero dejar su uso para el invierno.

Esperamos que con estos dermocosméticos, paciencia y constancia, podáis borrar totalmente esas manchas de vuestro rostro, y si necesitáis de nuestro consejo para éste o cualquier otro tema relacionado con la dermocosmética, no dudéis en contactar con nosotras, estaremos encantadas de ayudaros.

 

Deja tu comentario

comentarios

Powered by Facebook Comments

Publicado el por sdc en Sin categoría

“Operación vacaciones” en unos sencillos pasos

Una semana, dos días, 17 horas y 25 minutos… como veis estoy contando el tiempo que me queda para disfrutar de unos días de sol y playa, porque aunque es en Junio, estoy segura de que me va a hacer un tiempo espectacular.

No solo he buscado destino, si no que ya me he hecho de unas gafas de sol, una toalla, un buen libro, un sombrero y un par de biquinis y llevo un tiempo con lo que yo denomino “operación vacaciones”.

Sí, habéis leído bien, “operación vacaciones”, y es que yo cuando los días de descanso están cerca me gusta mimar mi cuerpo un poquito más de lo habitual para que la sal, el cloro, la arena, el sol,… no causen daños que emborronen unos días muy esperados.

Hoy vengo dispuesta a contaros en que consiste ese plus de cuidado, pero no os asustéis, son unos simples pasos que generalmente llevo a cabo durante todo el año pero llegado este tiempo sigo de forma más constante:

  • Un mes antes de la exposición solar comienzo a tomar un nutricosmético como Heliocare cápsulas, un fotoinmunoprotector con acción antioxidante y fotoprotectora que me ayudará combatir los radicales libres, hará que mi piel esté más resistente a las agresiones fortaleciéndola frente a las quemaduras y rojeces, lo continúo tomando durante la exposición solar y aproximadamente otro mes después para que mi moreno sea homogéneo y duradero.


  • Exfolio mi cuerpo con un poco más de frecuencia que durante el resto del año para que la piel me quede aún más lisa, los poros perfectamente limpios y para que la posterior hidratación sea aún más efectiva para ello uso el Exfoliante Crushed Cabernet de Caudalíe. Cuanto más limpia e hidratada esté la piel, más bonito será el moreno que luzcamos y al menos yo, quiero que sea muy, muy bonito.



  • Generalmente nunca me olvido de aplicar mi Phloretin CF de SkinCeuticals, pero en este tiempo menos aún ya que necesitamos protegernos del 100% de la radiación, y ésto sólo lo conseguimos con un antioxidante como los de SkinCeuticals y un buen protector solar.

  • Otro punto a no olvidar es el pelo, un extra de hidratación en este tiempo nunca está de más, para ello Phyto ha lanzado una nueva línea Phytokeratine Extreme con un champú, acondicionador y mascarilla para tratar cabellos extremadamente secos o estropeados.

 

Aunque parecen muchos pasos realmente sólo se trata de hacer más hincapié en la renovación celular y la hidratación pero os aseguro que lo mejor de las vacaciones es hacer aquello que realmente te apetezca y por supuesto volver al trabajo con las pilas súper cargadas así que os aviso, me voy unos días pero volveré tan pronto que no os dará tiempo a echarme de menos.

Deja tu comentario

comentarios

Powered by Facebook Comments

Publicado el por sdc en Sin categoría

La importancia de escoger el peeling adecuado

Hoy se ha acercado hasta la oficina de farmacia una chica joven, con una tez blanca, y unas tremendas erosiones rojas en los pómulos como consecuencia de un peeling casero, mal elegido y mal aplicado. Ha sido en ese momento cuando he caído en la cuenta de que algo tan recomendado dentro de un protocolo dermocosmético puede ser una gran incógnita que hoy vengo dispuesta a resolver.

Un peeling, exfoliación o descamación es un proceso de destrucción de queratina que causa una disminución del grosor del estrato córneo ya que consigue eliminar las primeras capas cornificadas. Al eliminar estas primeras capas, nos estamos deshaciendo de aquello que está en ellas y no nos interesa: arrugas, grasa, manchas,..  y conseguimos una mejor penetración de cualquier dermocosmético que apliquemos tras él, pero corremos el riesgo de disminuir la función barrera de la piel, de ahí que siempre debamos ser precavidos.

Todos soñamos con una piel joven, luminosa, de tono homogéneo, con una correcta secreción grasa y un óptimo nivel de hidratación y para ello, nada mejor que llevar a cabo un peeling de vez en cuando, pero cuidado, para conseguir tales beneficios hay que tener en cuenta lo siguiente:

  • Tipo de piel.
  • Edad.
  • Historial médico.
  • Objetivo del peeling.
  • Realizar una limpieza en profundidad antes de llevarlo a cabo.
  • Usar un fotoprotector a la mañana siguiente.
  • Es preferible llevar a cabo peelings más suaves y con más frecuencia que uno agresivo esporádicamente.

 

En general existen dos tipos de peelings:

  • Físicos. Fueron los primeros en llegar y consisten en una acción mecánica de exfoliación. Aunque a veces pueden parecer bastante rudos, personalmente os diré que me encantan porque los podemos aplicar solo en determinadas zonas del rostro, y al distribuirlos con las yemas de los dedos seremos nosotros mismos los que controlaremos la erosión que se lleve a cabo. Entre mis favoritos: la crema exfoliante desincrustante de Caudalíe o el exfoliante facial de Martiderm, ambos con microgránulos que consiguen una erosión de la piel.
  • Químicos. Son los más usados hoy día y consisten en la aplicación de una sustancia química sobre la cara para que posteriormente se desprendan las capas más superficiales que serán sustituidas por otras de mejor calidad al tiempo que aumentan la síntesis de colágeno y elastina, lo cual se refleja en una piel más firme y lisa. Entre los peelings químicos permitidme destacar dos: Citriate home peeling system de Neostrata, a base de ácido glicólico, cítrico y lactobiónico entre otros y las ampollas alfa-peeling de Martiderm elaboradas a base de AHA, colágeno marino y ácido hialurónico.

La realización de un peeling no solo nos ofrece beneficios por sí mismo, si no que  consigue que los poros de la piel estén perfectamente limpios facilitando el paso de cualquier activo de modo que es una buena forma de sacarle el máximo rendimiento a nuestros dermocosméticos.

Reconozco que soy una adicta a los peelings, me encanta sentir mi piel extremadamente limpia y suave pero os aseguro que elegir el que mejor se adapte a nuestras necesidades y tipo de piel no siempre es tarea fácil e incluso pieles muy sensibles, reactivas o con alguna patología cutánea, han de prescindir de ellos.

Tanto si ya usáis uno como si estáis pensando incorporarlo a vuestra rutina dermocosmética recordar que los beneficios de un peeling son enormes pero sus inconvenientes también pueden llegar a serlo.

Para cualquier consulta sobre dermocosmética me tenéis a vuestra disposición en Farmacia Cervantes. Podéis pedir cita en el 958 13 01 41 o escribirma a cosmeticadefarmacia@gmail.com.

 

Deja tu comentario

comentarios

Powered by Facebook Comments

Publicado el por Elisa Isabel Roldán Jiménez en Sin categoría