acniover

La limpieza: un paso esencial en tu rutina

En multitud de ocasiones se acercan hasta la oficina de farmacia personas extremadamente preocupadas por el aspecto de su piel, gente que ha probado un gran surtido de dermocosméticos, han acudido a varios especialistas e incluso muchos de ellos se han sometido a tratamientos dermoestéticos y ésta es mi sorpresa: un porcentaje bastante alto de ellos no realiza el paso número uno de cualquier rutina dermocosmética, la limpieza.

Una buena limpieza consta de dos pasos: limpieza o desmaquillado y tonificación y es fundamental para que la estructura de la piel permanezca intacta, eliminar las células muertas, los restos de polvo, contaminación,… y, por supuesto, maquillaje en el caso de usarlo. Hay que eliminar cualquier impureza para que la piel respire, y si aplicamos algún dermocosmético, éste realice su función al 100% así que no me valen excusas como la falta de tiempo, el yo no me maquillo, o me aplico un poco de agua y listo.

Mi experiencia en la oficina de farmacia me indica que muchas veces abandonamos la limpieza por ignorancia o por malas experiencias con productos inadecuados. La importancia ya os la he comentado antes y respecto al limpiador hay multitud de ellos, capaces de adaptarse a cada tipo de piel, necesidad y gusto personal (por ejemplo, si prefieren la limpieza con o sin agua). Os indico brevemente las principales características de cada uno de ellos y para quién estaría indicado:

  • Agua micelar. Han llegado y se han convertido en las más demandadas porque son aptas para todo tipo de pieles, especialmente para quienes no tienen mucho tiempo y prefieren los “todo en uno”, en concreto, un agua micelar nos sirve para limpiar y tonificar ojos, labios y rostro. Para aplicarlas sólo hay que poner una pequeña cantidad en un disco de algodón e ir depositándolo por el rostro, tras ella y sin aclarar, pondremos nuestro tratamiento p. Ej. El agua micelar de la Roche-Posay.
  • Gel limpiador. Los aliados de las pieles grasas, requieren el uso del agua y suelen tener una gran capacidad de arrastre p. Ej. Acniover de Martiderm.
  • Leche limpiadora. Probablemente la más conocida porque es la que más tiempo lleva en el mercado. Está especialmente indicada para la limpieza de pieles secas o muy reactivas. Hay que aplicarlas emulsionando suavemente con los dedos y la mayoría de ellas se retiran, sin agua, con ayuda de un disco de algodón. P. Ej. Gentle Cleanser de SkinCeuticals.
  • Loción desmaquillante en gel. Aunque a veces puede confundirnos con los geles en esta ocasión estas lociones con textura gel no necesitan agua, se retiran con ayuda de un disco de algodón y están indicadas para limpiar una piel mixta o con tendencia grasa. Generalmente hacen la función de limpiar y tonificar con lo cual ahorran tiempo. P. Ej. De la Roche-Posay.
  • Mousse limpiador. Esta textura hace que su aplicación y posterior emulsión sobre la piel sea especialmente agradable. Requiere el uso del agua  y está indicado en la limpieza de las pieles mixtas p. Ej. Mousse limpiador de Caudalie.
  • Jabones. Aunque tradicionalmente han sido usados, a día de hoy solo se dejan para tratamientos de pieles muy grasas ya que debido a su alto poder de arrastre sensibilizan la piel. Lo que sí se suele usar bastante son los Syndet o jabones sin jabón que han sido formulados con detergentes sintéticos que no irritan la piel y algún activo sobreengrasante que lo hace más indicados para tratar pieles mixtas y secas.
  • Aceites limpiadores. Especialmente indicados para desmaquillar ojos y rostro, no alteran la piel y dejan una sensación de suavidad extrema. Se aplican directamente sobre el rostro con ayuda de las manos y se retiran con agua. Funcionan muy bien sobre pieles secas. P. Ej. El aceite fundente desmaquillante de Lierac.

Excepto cuando usemos un agua micelar o una loción desmaquillante en gel, tras el limpiador hay que poner un poco de tónico que complemente la limpieza, refresque y reestablezca el pH de la piel. Aquí podemos encontrar tónicos básicos que solo realicen tales funciones  o algunos más específicos a los que se le incorporan algunos activos que desempeñen otras funciones: cerrar el poro, disminuir la inflamación, mejorar la circulación,… p.EJ. Blemish+Age Solution reduce los poros en pieles grasas y con imperfecciones.

A este surtido de limpiadores me faltaría añadir las toallitas limpiadoras, a los que me gustaría indicaros que sólo deben ser usadas de forma puntual bien para retirar el maquillaje o para una limpieza esporádica, ya que usadas a diario, podrían resecar la piel e irritarla.

Como veis, hay limpiadores para todos los gustos, así que no me valen más excusas y por supuesto, no quiero a nadie más gastando tiempo y dinero en magníficos tratamientos dermocosméticos que sólo funcionan a la mitad porque no nos limpiamos el rostro previamente. Limpiar y tonificar son dos pasos básicos que jamás podemos olvidar.

Publicado el por sdc en Caudalie, Caudalie, Cuidados diarios, La Roche-Posay, SkinCeuticals

Cómo tratar el acné después del verano

Tras los días estivales donde hemos lucido una piel radiante ha llegado el otoño con sus días cada vez más cortos y más grises y con nuestra piel cada vez más deshidratada y apagada y lo que es peor, con más granos de lo habitual.

Durante el verano, incluso las pieles extremadamente grasas sufren una mejoría considerable ya que el sol se encarga de secar nuestra piel, pero nada más lejos de la realidad. Lo que sucede es que la radiación UV está hiperestimulando a las glándulas sebáceas de modo que cuando el buen tiempo nos abandona, no sólo volvemos a la rutina laboral y doméstica, si no que nos encontramos con un brote acneico donde nuestras glándulas sebáceas siguen produciendo sebo al mismo ritmo que durante la exposición solar.

Este brote lo podíamos haber evitado usando un fotoprotector adecuado, pero si aún así nos encontramos con más granos de los habituales tranquilos, hoy os voy a dar las pautas adecuadas para volver a la normalidad y os prometo que en un futuro os hablaré largo y tendido de los distintos tipos de acné, como tratarlos y prevenirlos.

Antes de comenzar con los pasos a seguir quiero que sepáis que el acné es una enfermedad crónica del folículo pilosebáceo que generalmente tiene una predisposición genética, diversos orígenes (alteración hormonal, medicación,…) y se manifiesta de diversas maneras haciendo que su tratamiento sea individualizado, combinado y prolongado en el tiempo. Para mantenerlo a raya, evitar las complicaciones y terminar eliminándolo hay que seguir los siguientes pasos:

  1. Limpiar la piel mañana y noche con un gel específico para pieles grasas que elimine toda sustancia de desecho producida por nuestra piel mientras dormimos, cualquier resto del tratamiento aplicado, células muertas, restos de maquillaje y suciedad. La limpieza es fundamental para mantener a raya el acné y hacer que el tratamiento aplicado después sea absorbido en su totalidad. Entre mis geles favoritos esté Effaclar Gel de la Roche-Posay y el recién llegado,  Acniover gel purificante de Martiderm.
  2. Aplicar un tónico astringente con ayuda de un disco de algodón. De este modo no solo complementaremos la limpieza llevada a cabo con el gel, si no que reestableceremos el pH de la piel, la tonificaremos y refrescaremos. SkinCeuticals Blemish + Age Solution es perfecto.
  3. Aplicar un sérum seboregulador que actúe en el origen de la lesión acnéica. Blemish+Age Defense de SkinCeuticals ha dado unos resultados asombrosos incluso en el tratamiento del acné adulto, además se puede usar como tratamiento, preventivo o coadyuvante de otros tratamientos médicos.
  4. En el caso de granos muy localizados, es decir cuando solo aparecen 2-3 granos, generalmente de mayor tamaño, pero no hay más lesiones, podemos aplicar un tratamiento localizado con cremas que contienen algún inhibidor de la bacteria P.Acnes, principal causante del acné. Cremas como Effaclar A.I. de la Roche-Posay. Estos dermocosméticos han de aplicarse sobre el grano y en un radio aproximado al de una moneda de 2 €.
  5. Aplicar una crema hidratante. Aunque se piense que al tener la piel grasa no necesitamos hidratar la piel, permitidme que os insista en que una cosa es el nivel hídrico de nuestra piel y otra el contenido lipídico y nosotros necesitamos que en cualquier piel se mantenga el equilibrio hidrolipídico de modo que hay que usar una hidratante oil free que también aporte algún extra: activos matificantes, reductores del poro,… los alfa y beta hidroxiácidos (glicólico, salicílico, láctico…) son de los activos más usados ya que producen un aumento de la tasa de renovación celular eliminando el tapón del canal folicular y haciendo que la grasa drene de forma habitual. Una magnífica crema para la hidratación oil free es SkinCeuticals Daily Moisture.
  6. Aunque estemos en otoño, no nos debemos olvidar del factor de protección, que no sólo nos aislará de la suciedad y radiación solar si no que evitará las posibles marcas. Eso sí, hay que usar una pantalla solar libre de grasa como Heliocare 360 gel oil free.
  7. Podemos camuflar las lesiones con un buen maquillaje que no ocluya el poro, permita la transpiración, sea oil-free y a ser posible lleve algún activo matificante que elimine los brillos. Lo ideal es aplicar tras el tratamiento un corrector verde que neutralice el rojo de las lesiones y tras él apliquemos el maquillaje de un tono lo más similar a nuestra piel. La Roche-Posay cuenta con una variedad de texturas y tonos capaces de adaptarse a todo tipo de pieles.

Un último consejo que a veces considero tan obvio que suelo olvidar: nunca, bajo ningún concepto, manipuléis las lesiones, solo conseguiríais que empeorasen y generasen unas cicatrices difíciles de eliminar. Con paciencia y perseverancia el acné se puede controlar y hacer desaparecer.

Publicado el por sdc en Sin categoría