dermatitis atopica

Niacinamida, el activo esperado capaz de tratar el envejecimiento

Hace un par de semanas os estuve hablando de lo importante que es prevenir el fotoenvejecimiento cutáneo y mantener intacta la barrera cutánea para poder tener una piel más firme, lisa, luminosa y de tono homogéneo, en definitiva, una piel más joven. Hoy os voy a hablar de un nuevo activo, la niacinamida, un derivado de la vitamina B3.

Probablemente conoceréis el papel de dicha vitamina en el metabolismo de hidratos de carbono, proteínas y grasas, en la circulación sanguínea y en la cadena respiratoria, pero la vitamina B3 también interviene en el funcionamiento del sistema nervioso y en el buen estado de la piel. Como ya estaréis suponiendo, yo os voy a hablar precisamente de esta última función.

La niacinamida lleva siendo investigada por dermatólogos y científicos en general, más de 30 años debido a su gran eficacia en el tratamiento de patologías cutáneas como la dermatitis atópica, el acné o las hiperpigmentaciónes y en la prevención y tratamiento del  fotoenvejecimiento cutáneo y es que esta vitamina hidrosoluble es capaz de:

  • Estimular la renovación celular a nivel de la epidermis, de ahí que atenúe y evite la formación de arrugas y mejore la textura y firmeza.
  • Reducir la formación de manchas, mejorando así el tono de la piel.
  • Reforzar la función barrera.
  • Mantener el nivel de hidratación óptimo de la piel evitando la pérdida de agua.
  • Tiene propiedades anti inflamatorias y antioxidantes pudiendo ayudar a combatir acné y fotoenvejecimiento.

Pero como suele suceder en la mayoría de los casos, no todo  podían ser beneficios, y los investigadores se toparon con dos problemas a la hora de aplicarla:

  • Los mecanismos que favorecen su penetración, rompen la barrera protectora de la piel y contrarresta sus beneficios hidratantes y protectores.
  • Su efectividad depende de la dosis aplicada.

Sin embargo el beneficio esperado de su aplicación tópica era tan grande, que se ha seguido estudiando hasta solucionar tales problemas con tres sencillos pasos:

  • Han formulado una nueva tecnología de absorción que permite la penetración y posterior liberación de la niacinamida a la vez que refuerza la función barrera de la piel.
  • Se aplica en emulsión junto a otros activos que no ocluyen la barrera de la piel, para que todos puedan penetrar fácilmente hasta las capas más profundas de la piel.

Junto a una alta concentración de glicerina que hidrata intensamente las células de la piel a la vez que facilita la absorción de la niacinamida.

Hasta ahora son muy pocos los dermocosméticos que cuentan con la niacinamida entre sus activos principales y los pocos que hay están muy enfocados a tratar casos muy concretos: piel grasa, imperfecciones localizadas, piel madura,… Entre ellos podemos encontrar Skinceuticals Resveratrol BE, concentrado antioxidante de noche que aumenta la resistencia de la piel o Effaclar Duo de La Roche-Posay Reduce corrector que las imperfecciones,corrige y previene la aparición de marcas.

Pero tranquil@s, en breve os hablaré de un revolucionario producto para tratar los múltiples síntomas del fotoenvejecimiento prematuro y es que al menos yo, quiero envejecer, cumplir 100 años, pero que se note lo más tarde posible. ¡¡¡Por eso quiero comenzar a tratarlo ya !!!

Publicado el por Elisa Isabel Roldán Jiménez en La Roche-Posay, Marcas, Piel grasa, Piel joven, Productos, SkinCeuticals, Tipo de Piel, Tratamientos

Dermatitis atópica

Hoy se celebra el día nacional de la enfermedad crónica de la piel más frecuente en la infancia, la dermatitis atópica. Entre un 10 y un 20% de los niños en países industrializados la padece, pero no solo es cosa de niños, si no que cada vez es más frecuente la continuación e incluso aparición en adolescentes y adultos.

Os podría hablar largo y tendido de esta patología cutánea porque entre otras cosas, yo misma la padezco, pero  hoy voy a limitarme a aclararos qué es, y como mantenerla a raya.

La dermatitis atópica (DA) es una enfermedad inflamatoria, pruriginosa, de evolución crónica ligada a los linfocitos T de la piel que suele cursar a modo de brotes. De carácter hereditario, esta dolencia suele asociarse a una piel seca que se irrita con facilidad. Es frecuente que quien la padece o algún familiar directo padezca asma, rinitis o alergias alimentarias, al conjunto de todo ello más la DA, se le denomina atopía.

El picor, la piel seca y las placas (eczema) son los síntomas que nos indican la presencia de DA aunque dichos síntomas pueden variar de un paciente a otro, cosa que complica su diagnostico y diferenciación de otras patologías.

Lo más característico de esta dermatitis es que cursa alternando periodos de brotes y remisiones. Los brotes son fáciles de diagnosticar ya que comienzan con un enrojecimiento de la piel (eritema), que da lugar a vesículas, exudación, costras, cicatrización y finalmente piel seca. Es durante el brote cuando el picor es más intenso y el riesgo de lesiones por rascado e infección es mayor.

Es fundamental llevar a cabo una serie de medidas higiénico-dietéticas no solo durante los brotes, sino también durante los episodios de calma para intentar que los brotes sean menos intensos y más distanciados en el tiempo. La utilización de productos inadecuados en el baño y en la hidratación del paciente atópico pueden desencadenar o agravar los brotes, de ahí que se recomiende usar productos adecuados para evitar la persistencia de la DA.

El baño ha de ser corto, nunca más de 10 minutos, siempre con agua que no supere los 34 grados, a ser posible sin esponjas ni manoplas y con un gel sin detergente (syndet) que no dañe la piel y que la hidrate p. ej. Lipikar Syndet de la Roche-Posay o el gel de Leti AT4 son dos de mis favoritos.

Tras el baño el secado debe hacerse sin frotar, a modo de golpecitos ya que si friccionamos o frotamos en exceso podemos aumentar la irritación de la epidermis.

Una vez retirado el exceso de agua debemos usar un emoliente  que forme una capa protectora en la superficie del estrato corneo reteniendo agua y aportando lípidos que restauran la barrera cutánea e impidiendo la penetración de alérgenos y sustancias irritantes, además este emoliente reestablece el equilibrio de la flora cutánea y controla el picor ayudando a espaciar los brotes p. Ej. Lipikar Baume AP para el brote y Lipikar leche para el mantenimiento o Leti AT4 leche corporal son algunos de los emolientes con los que yo he obtenido mejores resultados.

Cualquier producto que sea especifico para la piel atópica no debe contener conservantes, perfumes, ácido salícilico,… han de aplicase una ó dos veces al día, siempre después del baño y antes de salir al exterior especialmente en invierno. Hay que usar prendas sueltas de algodón que evitan el picor y dejan que la piel respire, materiales como la lana o la licra además de aumentar el picor pueden aumentar la sudoración de la piel y con ello la necesidad de rascar.

Los corticoides tópicos y los inhibidores de la calcineurina (tacrolimus, pimecrolimus) son muy útiles en el control del eczema y han demostrado ser muy seguros, no obstante siempre han de usarse durante los periodos de brote y bajo prescripción y supervisión médica.

Prometo que os volveré a hablar más detenidamente de la DA porque al igual que sucede con cualquier otra patología crónica, sé q puede ser difícil de llevar y controlar y cualquier información siempre es bien recibida no obstante os doy mi secreto para controlarla: hidratación, hidratación y más hidratación.

 

 

Publicado el por Elisa Isabel Roldán Jiménez en La Roche-Posay, Tratamientos