fotoprotector

Cuidados del cuello y escote ¡no los olvides en tu rutina!

A veces, cuando recomiendo un tratamiento dermofarmacéutico, doy por hecho que tod@s sabemos cómo y sobretodo dónde aplicarlo, pero sé que no siempre es así y que uno de los errores más comunes es aplicarlo única y exclusivamente en la piel del rostro. Pues bien, todo tratamiento facial ha de ser aplicado en rostro (no en el contorno de los ojos y los labios), cuello y escote.

Estos grandes olvidados pueden mostrar un fotoenvejecimiento más acentuado que el propio rostro ya que la piel del cuello y del escote es físicamente diferente a la piel del rostro y por ello requiere un cuidado extra.

En el cuello la piel es más fina, con poros  más pequeños y menor número de glándulas sebáceas, y aunque en el escote el grosor dérmico aumenta, con el paso del tiempo y las agresiones físicas, este grosor va disminuyendo  hasta quedar igual de fino y frágil que el cuello. Estas características físicas, junto con los movimientos propios de la zona, hace que las arrugas y la flacidez sean dos alteraciones que hay que prevenir y tratar.

Tanquil@s es más fácil de lo que os estáis imaginando, sólo se trata de seguir las siguientes pautas, que en la mayoría de los casos, son continuación del tratamiento del rostro:

  • Limpieza. En principio se debe realizar del mismo modo y con los mismos limpiadores que usamos para el rosto, y permitidme que diga en principio, porque sé que es bastante frecuente encontrar una piel más seca (debido a una exposición  solar inadecuada) o más grasa (incluso con un acné más o menos incipiente) especialmente en el cuello. En estos casos puede ser necesario el uso de limpiadores diferentes para el rostro y para el cuello y escote.
  • Prevención. Como el paso del tiempo es inevitable, y los movimientos de la zona también, nada mejor que una buena dosis de antioxidantes para prevenir el fotoenvejecimiento cutáneo. Aquell@s que ya uséis los antioxidantes de SkinCeuticals recordad que 5 gotas son suficientes para cubrir rostro, cuello y escote.
  • Hidratación.  Si mantenemos el nivel hídrico al 100% conseguiremos que la barrera cutánea se mantenga intacta y por tanto las fibras de colágeno y la elastina también, evitando el descolgamiento de la zona.

 

Si aún contáis con un cuello y un escote firme y liso, vuestra rutina terminaría con un buen fotoprotector, pero si ya tenemos olvidados los 20, y nuestra piel refleja los signos del fotoenvejecimiento,  e incluso si estas zonas ya han comenzado a descolgarse, lo mejor es usar un tratamiento específico  como p.ej. Neck, Chest & Hand Repair de SkinCeuticals, Neostrata Skin Active Cuello y Escote de IFC o Liftissime Cou de Lierac dos veces al día seguido del fotoprotector.

Este tipo de dermocosméticos hidratan, alisan y reafirman la piel de estas zonas y no sólo han demostrado una gran eficacia como preventivos, si no que su efectividad en el tratamiento es tan  evidente que son cada día más recomendados por médicos y especialistas en dermoestética para usarlos solos o en combinación con las distintas técnicas reparadoras.

Me gustaría que mi post de hoy os haya servido para concienciaros de lo importante que es prolongar nuestra rutina dermofarmacéutica un poco más allá del mentón.

 

Publicado el por sdc en Sin categoría

Claves para tratar las manchas en el rostro

Hace algunos días recibimos la consulta de una de nuestras seguidoras, Rosa. Nos planteaba una duda acerca de manchas en el rostro, que seguro resultará de interés para muchas de vosotras:

Buenas tardes Elisabel: Mi consulta está relacionada con las manchas solares en el rostro. Me acaba de salir una en la frente, a pesar de haber empleado un factor de protección solar de 50. ¿Qué tratamientos me podrías recomendar?

Hola Rosa,

En multitud de ocasiones habrás escuchado que la piel tiene memoria, pues es verdad, podemos llevar años usando concienzudamente un factor de protección adaptado a nuestra piel y de buenas a primeras, aparece una mancha, como te ha sucedido a ti, y es que probablemente, antes de usar correctamente una pantalla solar, nos hemos expuesto a la radiación solar de forma directa o indirecta, causando un desorden en la producción de melanina en las capas más internas de nuestra piel. Con el paso del tiempo y la renovación celular pertinente, esa mancha ocasionada en lo más profundo de nuestra piel, sale a la superficie pudiendo coincidir, como así ha sido, con un periodo donde estamos aplicando un fotoprotector.

No te preocupes, sólo hay que tener en cuenta algunas medidas para evitar que salgan más manchas y para evitar que esa que ha aparecido aumente de tamaño o de intensidad. Aunque estamos en verano hay varios dermocosméticos que puedes utilizar y que han demostrado una eficacia antimanchas espectacular, entre ellos te destacamos dos: Phloretin CF y Advanced Pigment Corrector ambos de SkinCeuticals.

Phloretin CF es un concentrado antioxidante que además de una alta concentración de vitamina C y ácido ferúlico contiene phloretina, otro activo que además de prevenir el fotoenvejecimiento tiene una acción despigmentante. Phloretin CF es tan potente que bastan unas 4-5 gotas aplicadas en rostro, cuello y escote por la mañana, tras la limpieza diaria para conseguir un rostro más luminoso, de tono más homogéneo, donde las manchas disminuyen de tamaño e intensidad al tiempo que nuestra piel está más lisa, en definitiva, Phloretin CF es el sérum antiedad que todas esperamos y que tiene un extra: un efecto anti-manchas.

Advanced Pigment Corrector es un tratamiento antimanchas en toda regla, ya que no sólo actúa sobre las manchas ya existentes, sino que sus activos penetran en la dermis para llegar al origen de la hiperpigmentación, evitando que otras manchas ya formadas y aún no visibles puedan salir a la superficie, para ello cuenta con tres ácidos en su composición, el ácido elágico, el hidroxifenoxipropiónico que actúan directamente sobre el proceso de síntesis y acumulación de la melanina y el ácido salicílico que además de exfoliar las manchas existentes en el estrato córneo, facilita la penetración del resto de activos. La principal diferencia de este tratamiento respecto a otros existentes en el mercado reside en el extracto de levadura que aumenta la resistencia de la piel frente a la nueva pigmentación evitando la reaparición de las manchas.

Si tienes una piel grasa, probablemente con estos dos productos y tu factor de protección será suficiente pero si no es así, o te gusta aplicarte tu crema antiedad, puedes hacerlo, en este caso hazlo tras el Advanced Pigment Corrector y, por supuesto, continúa aplicando el fotoprotector durante el día, te expongas directa o indirectamente a la radiación solar.

Existe un tercer producto perfectamente combinable con estos dos, se trata de Retinol 0.3 aunque personalmente no me gusta recomendarlo en verano porque aunque no es fotosensibilizante, hay que extremar las precauciones con el sol y ser más cuidadosos que de costumbre con las reaplicaciones cada dos horas de la pantalla solar y como soy consciente de que a veces ésto no lo hacemos correctamente, prefiero dejar su uso para el invierno.

Esperamos que con estos dermocosméticos, paciencia y constancia, podáis borrar totalmente esas manchas de vuestro rostro, y si necesitáis de nuestro consejo para éste o cualquier otro tema relacionado con la dermocosmética, no dudéis en contactar con nosotras, estaremos encantadas de ayudaros.

 

Publicado el por sdc en Sin categoría

La importancia de una piel sana

La piel es el órgano más grande y visible de nuestro organismo, pero no es solo una simple capa externa que recubre nuestra superficie corporal, es un conjunto de células y estructuras que nos confieren la protección frente al medio ambiente. La semana pasada os hablaba de la importancia de protegerla frente al fotoenvejecimiento por motivos fundamentalmente estéticos, hoy os hablo de la importancia de protegerla por motivos vitales.

La piel desempeña diversas funciones entre las que cabe destacar: función protectora (mecánica, físico-química, térmica, biológica y frente a la radiación solar), inmunitaria, termorreguladora, sensorial, metabólica, estética y social, aunque hoy me voy a centrar en su función como barrera.

Este órgano complejo conecta el organismo con el medio exterior actuando como una barrera selectiva de entrada y salida de sustancias, para ello cuenta con una película hidrolipídica (agua y grasa), que evita la entrada de bacterias, virus y hongos, así como la pérdida de agua y grasa.

Esta película hidrolipídica que confiere a la piel su función como barrera selectiva no es más que una mezcla de factores hidratantes naturales de la piel (agua, urea y queratina) y lípidos epidérmicos que se encargan de mantener compactada la estructura celular para que la piel se mantenga bien hidratada, firme y sana. Este film varía en cantidad y composición en función de la zona del cuerpo a considerar, la estación del año, humedad ambiental, alimentación, estrés o determinadas enfermedades como la psoriais o la atopia.

Una piel sana es de color uniforme, textura lisa, bien hidratada, y con un nivel de sensibilidad al tacto, la presión y la temperatura adecuados. Cuando la barrera natural se altera se pierde agua y elasticidad de ahí que se aprecie una piel seca,  áspera e incluso agrietada y laxa. Si no se pone remedio y la alteración continúa, se volverá más sensible a la radiación solar y a los cambios de temperatura llegando a ser más propensa a la infecciones.

En definitiva os diré que una barrera cutánea sana es sinónimo de una piel sana pero el paso del tiempo, el estrés, las condiciones medioambientales, la radiación UV… van haciendo que irremediablemente, se vaya deteriorando, sin embargo, gracias a la dermocosmética, y a estos consejos,  nosotros podemos conseguir que esto suceda muy, muy lentamente:

1.- Llevar a cabo una correcta limpieza con jabones y detergentes sintéticos ligeros pero capaces de eliminar tanto la suciedad endógena (secreción de grasa y células muertas) como exógena (contaminación, maquillaje,…). Entre sus componentes estos limpiadores han de tener emolientes y suavizantes así como un alto contenido en agua.Effaclar gel de la Roche-Posay es una buena alternativa.

2.- Protegernos de los radicales libres que rompen la estructura dérmica para ello nada mejor que usar un buen antioxidante a diario como mi favorito, Phloretin CF de SkinCeuticals.

3.- Tras el antioxidante hay que aplicar humectantes que contienen hidratantes que compensan la pérdida de los factores de hidratación natural y lípidos que rellenan los espacios dejados por los que se van perdiendo. Endocare Day Sense de IFC o cualquiera de los productos de la gama Hydra-Chrono de Lierac entre otros.

4.- Usar un fotoprotector a diario y reaplicarlo tantas veces sea necesario ya que se ha demostrado que se necesita una dosis muy pequeña de radiación ultravioleta  para bloquear la síntesis de los factores naturales de hidratación que constituyen el manto hidrolipídico así como para debilitar los queratinocitos ocasionando una pared más delgada e inestable. Os aconsejo Heliocare Color GelCream SPF50

Como veis una barrera cutánea en perfectas condiciones es crucial para tener una piel sana y me complace deciros que en breve os hablaré de un revolucionario producto para ello y es que al menos yo, quiero envejecer, cumplir 100 años, pero que se note lo más tarde posible y quiero comenzar cuidándome ya!!!

Publicado el por Elisa Isabel Roldán Jiménez en Endocare, La Roche-Posay, Lierac, Sin categoría, Tratamientos