la roche-posay

Retinol: la molécula antiedad por excelencia

A día de hoy el mercado dermofarmacéutico es enorme, y del de la cosmética, mejor ni hablamos. Tenemos tantas marcas, texturas, y activos que prometen resultados tan diversos y a la vez tan comunes que nos podemos volver loc@s intentando elegir el que más se adecua a nuestro tipo de piel y necesidades, pero como os comentaba, tod@s buscamos un objetivo: una piel más joven y saludable.

Con tal fin existen tres principios activos cada vez más demandados y que cualquier casa de dermocosmética que se precie usa en alguna de sus formulaciones: ácido hialurónico, vitamina C y retinol.

Permitidme que hoy os hable del que yo considero la molécula antiedad por excelencia: el retinol.

El retinol es la forma activa de la vitamina A, encargada de la formación y mantenimiento de las células epiteliales, el crecimiento óseo, el desarrollo, y la protección y regulación de la piel y las mucosas. Se conoce como retinol porque es fundamental para el buen funcionamiento de la retina y, por tanto, para el desarrollo de la visión. Cuando el retinol se oxida se transforma en ácido retinoico, que es la forma química de máxima eficacia.

El primer papel que desempeñó este activo dentro del mundo dermatológico lo hizo en el tratamiento del acné, pero los diversos estudios clínicos y médicos a los que se le ha sometido han permitido expandir su uso en la prevención y tratamiento del envejecimiento celular. En concreto, el retinol es capaz de:

  • Eliminar las arrugas. Gracias a su acción antioxidante evita el envejecimiento cutáneo.
  • Provocar una exfoliación de la piel, disminuyendo el tamaño del poro y eliminando cualquier imperfección.
  • Disminuir la intensidad y tamaño de las manchas.
  • Unificar el tono.
  • Aportar luminosidad.
  • Estimular la síntesis de colágeno y elastina aumentando la elasticidad de la piel.

El hecho de que sea una molécula tan activa hace que pueda ocasionar irritación, enrojecimiento o picor, de ahí que se aconseje:

  • Comenzar a usarlo a baja concentración e ir aumentando las aplicaciones de forma progresiva, de este modo la piel se acostumbrará sin manifestar ninguna reacción adversa.
  • Aplicarlo por la noche ya que durante el día puede reaccionar con la luz pudiendo generar manchas e incluso si la dosis es alta o nuestra piel más sensible, usarlo sólo durante el invierno.
  • Usar un fotoprotector a la mañana siguiente y reaplicarlo cada 2 horas.
  • En pieles normales-secas puede ser necesario un extra de hidratación.

Personalmente os diré que yo era muy reacia a su uso, especialmente porque tengo una piel bastante reactiva, pero a día de hoy estoy deseando que llegue el frío para volver a incorporarlo a mi rutina. Entre los concentrados de retinol existentes en dermofarmacia os diré que mis favoritos son: Retinol 0.3 de SkinCeuticals y Redermic R de la Roche-Posay, con ellos he visto como marcas, manchas, arrugas y otras imperfecciones han desaparecido a un ritmo abrumador.

Lo confieso, soy una adicta a este activo.

Publicado el por sdc en La Roche-Posay, SkinCeuticals, Tratamientos

¿Maquillarse a diario daña la piel?

Sabéis que me encanta revelaros mis secretos de cosmética, porque quiero que todos podáis sacar el máximo partido a vuestra piel, y sé  que lo que más deseamos es mirarnos a la cara y que no se nos note una mala noche, el exceso de trabajo, un grano rebelde que ha aparecido sin más o una mancha nueva que no teníamos antes de las vacaciones. Pues bien, he aquí  uno de mis secretos peor guardados: Toleriane Teint de la Roche Posay.

Sí, habéis leído bien, el último paso de mi rutina dermocosmética es una base de maquillaje, que pasa por un fotoprotector con un ligero toque de color como Mineral Radiance UV Defense SPF50 de SkinCeuticals en pleno verano, a Toleriane Mousse de la Roche-Posay, en otoño y primavera y terminando con Toleriane Teint en invierno y cuando requiero lucir mi mejor versión.

Soy de las que se maquillan a diario.

Seguro que muchos de vosotr@s os estaréis llevando las manos a la cabeza pensando en lo malo que puede ser aplicar una base de maquillaje todos los días, que la piel se puede saturar, que pueden aparecer más granos e incluso más arrugas, pues permitidme que desbanque estos falsos mitos.

Siempre que no tengáis alergia a ninguno de los activos que constituyen ese maquillaje, elijáis correctamente la textura que más se adapte a vuestro tipo de piel, conservéis el envase adecuadamente para evitar el deterioro y contaminación del cosmético y os apliquéis antes vuestro tratamiento dermocosmético, os aseguro que una buena base de maquillaje no sólo os ayudará a corregir imperfecciones, si no que potenciará el efecto hidratante del tratamiento dermocosmético aplicado antes e incluso “nos protegerá” del sol y la contaminación ya que los pigmentos minerales ejercerán un efecto “filtro físico”.

Para que la base de maquillaje sólo os aporte ventajas os aconsejo que sigáis estos pasos:

  1. Elegir, como ya os he comentado, la textura más adecuada a vuestro tipo de piel, ahí, como siempre, podéis contar con mi ayuda.
  2. Limpiar la piel y aplicar el tratamiento dermocosmético habitual (contorno, antioxidante, sérums, crema y fotoprotector).
  3. Aplicar el maquillaje con utensilios adecuados para ello: brocha, esponjas, pinceles,…. O quiénes lo deseéis, con los dedos.
  4. Fijar el maquillaje con agua termalcomo la dela Roche-Posay, pulverizando sobre el rostro a unos 20 cm de distancia o de igual modo con el agua de belleza de Caudalie (prometo explicaros la diferencia entre ambos próximamente).
  5. Terminada la jornada, DESMAQUILLAR Y LIMPIAR LA PIEL. Personalmente, recomiendo desmaquillar primero, retirar todos los pigmentos, y luego llevar a cabo la limpieza habitual. Quienes os limpiéis a diario con el mismo producto que uséis para desmaquillar p. ej. agua micelar, os aconsejo dar dos pasadas, una primera que retira el maquillaje y una segunda que limpia en profundidad.
  6.  Tras el desmaquillado, usar de nuevo vuestro tratamiento dermocosmético habitual.
  7. Al menos una vez a la semana (depende del tipo de piel, como siempre), llevad a cabo una exfoliación y posterior aplicación de una mascarilla purificante.

Aunque parezca que hay que llevar a cabo una rutina extra os aseguro que no es así, y que camuflar una cicatriz, una patología como el vitíligo o la rosácea, o simplemente el fotoenvejecimiento cutáneo sólo nos puede suponer 5 minutos al día, así que tanto si os maquilláis a diario como si no, espero que sólo lo hagáis porque os apetezca, no por lo que digamos los demás o estipulen las modas del momento, lo importante es sentirse bien con uno mismo, con o sin maquillaje.

Publicado el por sdc en Sin categoría

La limpieza: un paso esencial en tu rutina

En multitud de ocasiones se acercan hasta la oficina de farmacia personas extremadamente preocupadas por el aspecto de su piel, gente que ha probado un gran surtido de dermocosméticos, han acudido a varios especialistas e incluso muchos de ellos se han sometido a tratamientos dermoestéticos y ésta es mi sorpresa: un porcentaje bastante alto de ellos no realiza el paso número uno de cualquier rutina dermocosmética, la limpieza.

Una buena limpieza consta de dos pasos: limpieza o desmaquillado y tonificación y es fundamental para que la estructura de la piel permanezca intacta, eliminar las células muertas, los restos de polvo, contaminación,… y, por supuesto, maquillaje en el caso de usarlo. Hay que eliminar cualquier impureza para que la piel respire, y si aplicamos algún dermocosmético, éste realice su función al 100% así que no me valen excusas como la falta de tiempo, el yo no me maquillo, o me aplico un poco de agua y listo.

Mi experiencia en la oficina de farmacia me indica que muchas veces abandonamos la limpieza por ignorancia o por malas experiencias con productos inadecuados. La importancia ya os la he comentado antes y respecto al limpiador hay multitud de ellos, capaces de adaptarse a cada tipo de piel, necesidad y gusto personal (por ejemplo, si prefieren la limpieza con o sin agua). Os indico brevemente las principales características de cada uno de ellos y para quién estaría indicado:

  • Agua micelar. Han llegado y se han convertido en las más demandadas porque son aptas para todo tipo de pieles, especialmente para quienes no tienen mucho tiempo y prefieren los “todo en uno”, en concreto, un agua micelar nos sirve para limpiar y tonificar ojos, labios y rostro. Para aplicarlas sólo hay que poner una pequeña cantidad en un disco de algodón e ir depositándolo por el rostro, tras ella y sin aclarar, pondremos nuestro tratamiento p. Ej. El agua micelar de la Roche-Posay.
  • Gel limpiador. Los aliados de las pieles grasas, requieren el uso del agua y suelen tener una gran capacidad de arrastre p. Ej. Acniover de Martiderm.
  • Leche limpiadora. Probablemente la más conocida porque es la que más tiempo lleva en el mercado. Está especialmente indicada para la limpieza de pieles secas o muy reactivas. Hay que aplicarlas emulsionando suavemente con los dedos y la mayoría de ellas se retiran, sin agua, con ayuda de un disco de algodón. P. Ej. Gentle Cleanser de SkinCeuticals.
  • Loción desmaquillante en gel. Aunque a veces puede confundirnos con los geles en esta ocasión estas lociones con textura gel no necesitan agua, se retiran con ayuda de un disco de algodón y están indicadas para limpiar una piel mixta o con tendencia grasa. Generalmente hacen la función de limpiar y tonificar con lo cual ahorran tiempo. P. Ej. De la Roche-Posay.
  • Mousse limpiador. Esta textura hace que su aplicación y posterior emulsión sobre la piel sea especialmente agradable. Requiere el uso del agua  y está indicado en la limpieza de las pieles mixtas p. Ej. Mousse limpiador de Caudalie.
  • Jabones. Aunque tradicionalmente han sido usados, a día de hoy solo se dejan para tratamientos de pieles muy grasas ya que debido a su alto poder de arrastre sensibilizan la piel. Lo que sí se suele usar bastante son los Syndet o jabones sin jabón que han sido formulados con detergentes sintéticos que no irritan la piel y algún activo sobreengrasante que lo hace más indicados para tratar pieles mixtas y secas.
  • Aceites limpiadores. Especialmente indicados para desmaquillar ojos y rostro, no alteran la piel y dejan una sensación de suavidad extrema. Se aplican directamente sobre el rostro con ayuda de las manos y se retiran con agua. Funcionan muy bien sobre pieles secas. P. Ej. El aceite fundente desmaquillante de Lierac.

Excepto cuando usemos un agua micelar o una loción desmaquillante en gel, tras el limpiador hay que poner un poco de tónico que complemente la limpieza, refresque y reestablezca el pH de la piel. Aquí podemos encontrar tónicos básicos que solo realicen tales funciones  o algunos más específicos a los que se le incorporan algunos activos que desempeñen otras funciones: cerrar el poro, disminuir la inflamación, mejorar la circulación,… p.EJ. Blemish+Age Solution reduce los poros en pieles grasas y con imperfecciones.

A este surtido de limpiadores me faltaría añadir las toallitas limpiadoras, a los que me gustaría indicaros que sólo deben ser usadas de forma puntual bien para retirar el maquillaje o para una limpieza esporádica, ya que usadas a diario, podrían resecar la piel e irritarla.

Como veis, hay limpiadores para todos los gustos, así que no me valen más excusas y por supuesto, no quiero a nadie más gastando tiempo y dinero en magníficos tratamientos dermocosméticos que sólo funcionan a la mitad porque no nos limpiamos el rostro previamente. Limpiar y tonificar son dos pasos básicos que jamás podemos olvidar.

Publicado el por sdc en Caudalie, Caudalie, Cuidados diarios, La Roche-Posay, SkinCeuticals

Cómo tratar el acné después del verano

Tras los días estivales donde hemos lucido una piel radiante ha llegado el otoño con sus días cada vez más cortos y más grises y con nuestra piel cada vez más deshidratada y apagada y lo que es peor, con más granos de lo habitual.

Durante el verano, incluso las pieles extremadamente grasas sufren una mejoría considerable ya que el sol se encarga de secar nuestra piel, pero nada más lejos de la realidad. Lo que sucede es que la radiación UV está hiperestimulando a las glándulas sebáceas de modo que cuando el buen tiempo nos abandona, no sólo volvemos a la rutina laboral y doméstica, si no que nos encontramos con un brote acneico donde nuestras glándulas sebáceas siguen produciendo sebo al mismo ritmo que durante la exposición solar.

Este brote lo podíamos haber evitado usando un fotoprotector adecuado, pero si aún así nos encontramos con más granos de los habituales tranquilos, hoy os voy a dar las pautas adecuadas para volver a la normalidad y os prometo que en un futuro os hablaré largo y tendido de los distintos tipos de acné, como tratarlos y prevenirlos.

Antes de comenzar con los pasos a seguir quiero que sepáis que el acné es una enfermedad crónica del folículo pilosebáceo que generalmente tiene una predisposición genética, diversos orígenes (alteración hormonal, medicación,…) y se manifiesta de diversas maneras haciendo que su tratamiento sea individualizado, combinado y prolongado en el tiempo. Para mantenerlo a raya, evitar las complicaciones y terminar eliminándolo hay que seguir los siguientes pasos:

  1. Limpiar la piel mañana y noche con un gel específico para pieles grasas que elimine toda sustancia de desecho producida por nuestra piel mientras dormimos, cualquier resto del tratamiento aplicado, células muertas, restos de maquillaje y suciedad. La limpieza es fundamental para mantener a raya el acné y hacer que el tratamiento aplicado después sea absorbido en su totalidad. Entre mis geles favoritos esté Effaclar Gel de la Roche-Posay y el recién llegado,  Acniover gel purificante de Martiderm.
  2. Aplicar un tónico astringente con ayuda de un disco de algodón. De este modo no solo complementaremos la limpieza llevada a cabo con el gel, si no que reestableceremos el pH de la piel, la tonificaremos y refrescaremos. SkinCeuticals Blemish + Age Solution es perfecto.
  3. Aplicar un sérum seboregulador que actúe en el origen de la lesión acnéica. Blemish+Age Defense de SkinCeuticals ha dado unos resultados asombrosos incluso en el tratamiento del acné adulto, además se puede usar como tratamiento, preventivo o coadyuvante de otros tratamientos médicos.
  4. En el caso de granos muy localizados, es decir cuando solo aparecen 2-3 granos, generalmente de mayor tamaño, pero no hay más lesiones, podemos aplicar un tratamiento localizado con cremas que contienen algún inhibidor de la bacteria P.Acnes, principal causante del acné. Cremas como Effaclar A.I. de la Roche-Posay. Estos dermocosméticos han de aplicarse sobre el grano y en un radio aproximado al de una moneda de 2 €.
  5. Aplicar una crema hidratante. Aunque se piense que al tener la piel grasa no necesitamos hidratar la piel, permitidme que os insista en que una cosa es el nivel hídrico de nuestra piel y otra el contenido lipídico y nosotros necesitamos que en cualquier piel se mantenga el equilibrio hidrolipídico de modo que hay que usar una hidratante oil free que también aporte algún extra: activos matificantes, reductores del poro,… los alfa y beta hidroxiácidos (glicólico, salicílico, láctico…) son de los activos más usados ya que producen un aumento de la tasa de renovación celular eliminando el tapón del canal folicular y haciendo que la grasa drene de forma habitual. Una magnífica crema para la hidratación oil free es SkinCeuticals Daily Moisture.
  6. Aunque estemos en otoño, no nos debemos olvidar del factor de protección, que no sólo nos aislará de la suciedad y radiación solar si no que evitará las posibles marcas. Eso sí, hay que usar una pantalla solar libre de grasa como Heliocare 360 gel oil free.
  7. Podemos camuflar las lesiones con un buen maquillaje que no ocluya el poro, permita la transpiración, sea oil-free y a ser posible lleve algún activo matificante que elimine los brillos. Lo ideal es aplicar tras el tratamiento un corrector verde que neutralice el rojo de las lesiones y tras él apliquemos el maquillaje de un tono lo más similar a nuestra piel. La Roche-Posay cuenta con una variedad de texturas y tonos capaces de adaptarse a todo tipo de pieles.

Un último consejo que a veces considero tan obvio que suelo olvidar: nunca, bajo ningún concepto, manipuléis las lesiones, solo conseguiríais que empeorasen y generasen unas cicatrices difíciles de eliminar. Con paciencia y perseverancia el acné se puede controlar y hacer desaparecer.

Publicado el por sdc en Sin categoría

Los imprescindibles en tu neceser de viaje

La Semana Santa está a la vuelta de la esquina. Seguro que muchos de vosotros aprovecharéis estos días para hacer una escapada, el destino: los primeros rayos de sol, los últimos coletazos de la nieve, disfrutar de los pasos de Semana Santa o una visita cultural al centro de la ciudad. Sea cual sea el destino dos cosas son seguras: hay que disfrutar al máximo y hay que estar tan perfectos como nuestra escapada.

Concretar el alojamiento, el medio de transporte, donde comeremos y que veremos merecen toda nuestra atención y entiendo que pensar que llevaremos en nuestro neceser puede pasar a un segundo plano, pero el cambio al que sometemos a nuestra piel, aunque solo sea por unos días, puede llegar a estropear meses de tratamiento así que hoy vengo dispuesta a echaros una mano y daros unos consejos básicos de lo que no os puede faltar sea cual sea vuestro destino.

Hay que aprovechar al máximo el espacio, de ahí que uséis envases pequeños, personalmente odio los “transvases”  porque con ellos podemos contaminar el producto, o alterarlo por el contacto con la luz y el aire, así que prefiero guardar las tallas minis que acumulo a lo largo del año o ajustar un poco el espacio con el envase original.

En ocasiones para estas escapadas necesitamos productos que no usamos el resto del año porque el lugar de origen así lo requiere, en estos casos debemos aplicarlos al menos 3 días antes de nuestra salida para que nuestra piel comience a adaptarse a ellos y así podamos evitar problemas de alergias, o efectos secundarios indeseados durante nuestro viaje.

Independientemente de nuestro destino hay tres productos que no nos deben faltar:

  • Una  solución micelar como la de la Roche-Posay, que en un solo gesto consigue limpiar, desmaquillar y tonificar rostro, ojos y labios.
  • Un antioxidante capaz de combatir el daño causado por los radicales libres, ya sabéis que mis favoritos son los de SkinCeuticals: Serum10, CE Ferulic y Phloretin CF.
  • Un fotoprotector. A la hora de elegir la pantalla solar hay que tener en cuenta el destino, y nuestro tipo de piel, por ejemplo, para la montaña os aconsejo los fotoprotectores 100% minerales como Sheer Mineral UV Defense de SkinCeuticals, para pieles muy grasas, Gel Oil-free de Heliocare 360 ,…

 

Si vuestro destino es el sol y la playa, permitidme que incida aún más si cabe en el fotoprotector de rostro, cuerpo y cabello, y en un extra de hidratación: Hydrating B5 de SkinCeuticals para el rostro y Posthelios de la Roche-Posay para el cuerpo son perfectos ya que aportan el agua que pierde nuestra piel, reparan, suavizan y restauran la piel tras la exposición solar.

Si sois más de montaña, cuidado con los cambios extremos de temperatura que junto al sol y el viento pueden causar daños irreversibles en nuestra piel. La crema Endocare Day Sense aporta, en un solo producto, hidratación, acción suavizante, actividad antiaging y una alta protección frente a la radiación UV SPF 30 y el stick labial de Anthelios con un SPF50+ protegerá una parte de nuestro rostro a veces demasiado olvidada, los labios.

Finalmente si vais a disfrutar de una ruta cultural por la ciudad junto al mapa y la cámara de fotos debemos poner alguna ampolla flash como las de Martiderm que en un solo gesto eliminan cualquier signo de fatiga  y dejan una piel luminosa, hidratada y tersa.

Como veis cada destino requiere unos cosméticos y cuidados diferentes pero nunca olvidéis vuestro tipo de piel, si tenéis una piel sensible, acnéica, seca, deshidratada,… usad incluso en vuestras escapadas, dermocosméticos adaptados a vuestro tipo de piel y cuando preparéis el neceser no os olvidéis absolutamente de lo básico y fundamental: las ganas de disfrutar!!!

 

Publicado el por Elisa Isabel Roldán Jiménez en Endocare, La Roche-Posay, Martiderm, Productos, SkinCeuticals