lipikar

“Operación vacaciones” en unos sencillos pasos

Una semana, dos días, 17 horas y 25 minutos… como veis estoy contando el tiempo que me queda para disfrutar de unos días de sol y playa, porque aunque es en Junio, estoy segura de que me va a hacer un tiempo espectacular.

No solo he buscado destino, si no que ya me he hecho de unas gafas de sol, una toalla, un buen libro, un sombrero y un par de biquinis y llevo un tiempo con lo que yo denomino “operación vacaciones”.

Sí, habéis leído bien, “operación vacaciones”, y es que yo cuando los días de descanso están cerca me gusta mimar mi cuerpo un poquito más de lo habitual para que la sal, el cloro, la arena, el sol,… no causen daños que emborronen unos días muy esperados.

Hoy vengo dispuesta a contaros en que consiste ese plus de cuidado, pero no os asustéis, son unos simples pasos que generalmente llevo a cabo durante todo el año pero llegado este tiempo sigo de forma más constante:

  • Un mes antes de la exposición solar comienzo a tomar un nutricosmético como Heliocare cápsulas, un fotoinmunoprotector con acción antioxidante y fotoprotectora que me ayudará combatir los radicales libres, hará que mi piel esté más resistente a las agresiones fortaleciéndola frente a las quemaduras y rojeces, lo continúo tomando durante la exposición solar y aproximadamente otro mes después para que mi moreno sea homogéneo y duradero.


  • Exfolio mi cuerpo con un poco más de frecuencia que durante el resto del año para que la piel me quede aún más lisa, los poros perfectamente limpios y para que la posterior hidratación sea aún más efectiva para ello uso el Exfoliante Crushed Cabernet de Caudalíe. Cuanto más limpia e hidratada esté la piel, más bonito será el moreno que luzcamos y al menos yo, quiero que sea muy, muy bonito.



  • Generalmente nunca me olvido de aplicar mi Phloretin CF de SkinCeuticals, pero en este tiempo menos aún ya que necesitamos protegernos del 100% de la radiación, y ésto sólo lo conseguimos con un antioxidante como los de SkinCeuticals y un buen protector solar.

  • Otro punto a no olvidar es el pelo, un extra de hidratación en este tiempo nunca está de más, para ello Phyto ha lanzado una nueva línea Phytokeratine Extreme con un champú, acondicionador y mascarilla para tratar cabellos extremadamente secos o estropeados.

 

Aunque parecen muchos pasos realmente sólo se trata de hacer más hincapié en la renovación celular y la hidratación pero os aseguro que lo mejor de las vacaciones es hacer aquello que realmente te apetezca y por supuesto volver al trabajo con las pilas súper cargadas así que os aviso, me voy unos días pero volveré tan pronto que no os dará tiempo a echarme de menos.

Publicado el por sdc en Sin categoría

Dermatitis atópica

Hoy se celebra el día nacional de la enfermedad crónica de la piel más frecuente en la infancia, la dermatitis atópica. Entre un 10 y un 20% de los niños en países industrializados la padece, pero no solo es cosa de niños, si no que cada vez es más frecuente la continuación e incluso aparición en adolescentes y adultos.

Os podría hablar largo y tendido de esta patología cutánea porque entre otras cosas, yo misma la padezco, pero  hoy voy a limitarme a aclararos qué es, y como mantenerla a raya.

La dermatitis atópica (DA) es una enfermedad inflamatoria, pruriginosa, de evolución crónica ligada a los linfocitos T de la piel que suele cursar a modo de brotes. De carácter hereditario, esta dolencia suele asociarse a una piel seca que se irrita con facilidad. Es frecuente que quien la padece o algún familiar directo padezca asma, rinitis o alergias alimentarias, al conjunto de todo ello más la DA, se le denomina atopía.

El picor, la piel seca y las placas (eczema) son los síntomas que nos indican la presencia de DA aunque dichos síntomas pueden variar de un paciente a otro, cosa que complica su diagnostico y diferenciación de otras patologías.

Lo más característico de esta dermatitis es que cursa alternando periodos de brotes y remisiones. Los brotes son fáciles de diagnosticar ya que comienzan con un enrojecimiento de la piel (eritema), que da lugar a vesículas, exudación, costras, cicatrización y finalmente piel seca. Es durante el brote cuando el picor es más intenso y el riesgo de lesiones por rascado e infección es mayor.

Es fundamental llevar a cabo una serie de medidas higiénico-dietéticas no solo durante los brotes, sino también durante los episodios de calma para intentar que los brotes sean menos intensos y más distanciados en el tiempo. La utilización de productos inadecuados en el baño y en la hidratación del paciente atópico pueden desencadenar o agravar los brotes, de ahí que se recomiende usar productos adecuados para evitar la persistencia de la DA.

El baño ha de ser corto, nunca más de 10 minutos, siempre con agua que no supere los 34 grados, a ser posible sin esponjas ni manoplas y con un gel sin detergente (syndet) que no dañe la piel y que la hidrate p. ej. Lipikar Syndet de la Roche-Posay o el gel de Leti AT4 son dos de mis favoritos.

Tras el baño el secado debe hacerse sin frotar, a modo de golpecitos ya que si friccionamos o frotamos en exceso podemos aumentar la irritación de la epidermis.

Una vez retirado el exceso de agua debemos usar un emoliente  que forme una capa protectora en la superficie del estrato corneo reteniendo agua y aportando lípidos que restauran la barrera cutánea e impidiendo la penetración de alérgenos y sustancias irritantes, además este emoliente reestablece el equilibrio de la flora cutánea y controla el picor ayudando a espaciar los brotes p. Ej. Lipikar Baume AP para el brote y Lipikar leche para el mantenimiento o Leti AT4 leche corporal son algunos de los emolientes con los que yo he obtenido mejores resultados.

Cualquier producto que sea especifico para la piel atópica no debe contener conservantes, perfumes, ácido salícilico,… han de aplicase una ó dos veces al día, siempre después del baño y antes de salir al exterior especialmente en invierno. Hay que usar prendas sueltas de algodón que evitan el picor y dejan que la piel respire, materiales como la lana o la licra además de aumentar el picor pueden aumentar la sudoración de la piel y con ello la necesidad de rascar.

Los corticoides tópicos y los inhibidores de la calcineurina (tacrolimus, pimecrolimus) son muy útiles en el control del eczema y han demostrado ser muy seguros, no obstante siempre han de usarse durante los periodos de brote y bajo prescripción y supervisión médica.

Prometo que os volveré a hablar más detenidamente de la DA porque al igual que sucede con cualquier otra patología crónica, sé q puede ser difícil de llevar y controlar y cualquier información siempre es bien recibida no obstante os doy mi secreto para controlarla: hidratación, hidratación y más hidratación.

 

 

Publicado el por Elisa Isabel Roldán Jiménez en La Roche-Posay, Tratamientos