piel sana

8 básicos para planificar tu rutina de belleza

Hoy no quiero comenzar mi post sin antes desearos una muy Feliz Navidad y un mejor 2016, espero de todo corazón, que este año que está por venir os traiga muchos buenos momentos, todo el amor del mundo y la salud necesaria para vivirlos al máximo.

Cuando me he sentado frente al ordenador he dudado sobre qué escribir ya que han sido muchas las ideas que se han pasado por mi cabeza: mis propósitos para el nuevo año, una recopilación de lo mejor del 2015, cómo maquillarse para Nochevieja, el producto estrella estas Navidades… pero he preferido centrarme en el origen de este blog: acercar el mundo de la dermofarmacia a todos y cada uno de vosotr@s, para que tod@s podamos lucir una piel sana, y es que una piel sana es una piel joven, luminosa, de tono homogéneo, firme, tersa, con buen color… Es la piel de todos y cada uno de nosotros.

Con esta idea y en base a mis post publicados, os quiero dejar algunas ideas clave que deberíamos tener en cuenta a la hora de establecer nuestra rutina dermofarmacéutica:

  1. Elige aquellos productos que mejor se adapten a tu piel, gustos y necesidades, no te dejes influenciar por lo que usan los demás.
  2. No hay dermocosméticos malos, hay malas indicaciones y aplicaciones, no todo sirve para tod@s.
  3. Limpia la piel dos veces al día; de nada sirve usar un tratamiento espectacular si antes no hemos preparado la piel para que se absorba.
  4. Al menos una vez a la semana, exfolia y aplica una mascarilla intensiva.
  5. Hazte amig@ de los antioxidantes, son nuestros aliados contra el fotoenvejecimiento, y si aún no los usas, creo que ya ha llegado el momento de hacerles un hueco en tu rutina.
  6. Hidrata la piel, ya que sin agua, nuestra piel luce apagada, arrugada y con falta de vida. Bebe 2 litros de agua al día y usa una buena hidratante.
  7. Protege a toda costa tu piel del sol y la contaminación, recuerda que un buen fotoprotector aplicado cada 2 horas es el mejor tratamiento antiedad del mercado.
  8. Recuerda que ojos, manos y escote son nuestros principales delatores, trátalos con mimo y productos adecuados para ellos.

Sé que esto es un breve resumen de una multitud de ideas pero prometo que el 2016 va ser un año intenso y yo voy a venir con nuevos consejos, últimos lanzamientos, vuestras  consultas personales y todo aquello que vaya aconteciendo en el mundo de la dermofarmacia. Mientras tanto, espero que sigáis disfrutando de esta Navidad y ¡Feliz 2016!

Publicado el por sdc en Sin categoría

La importancia de una piel sana

La piel es el órgano más grande y visible de nuestro organismo, pero no es solo una simple capa externa que recubre nuestra superficie corporal, es un conjunto de células y estructuras que nos confieren la protección frente al medio ambiente. La semana pasada os hablaba de la importancia de protegerla frente al fotoenvejecimiento por motivos fundamentalmente estéticos, hoy os hablo de la importancia de protegerla por motivos vitales.

La piel desempeña diversas funciones entre las que cabe destacar: función protectora (mecánica, físico-química, térmica, biológica y frente a la radiación solar), inmunitaria, termorreguladora, sensorial, metabólica, estética y social, aunque hoy me voy a centrar en su función como barrera.

Este órgano complejo conecta el organismo con el medio exterior actuando como una barrera selectiva de entrada y salida de sustancias, para ello cuenta con una película hidrolipídica (agua y grasa), que evita la entrada de bacterias, virus y hongos, así como la pérdida de agua y grasa.

Esta película hidrolipídica que confiere a la piel su función como barrera selectiva no es más que una mezcla de factores hidratantes naturales de la piel (agua, urea y queratina) y lípidos epidérmicos que se encargan de mantener compactada la estructura celular para que la piel se mantenga bien hidratada, firme y sana. Este film varía en cantidad y composición en función de la zona del cuerpo a considerar, la estación del año, humedad ambiental, alimentación, estrés o determinadas enfermedades como la psoriais o la atopia.

Una piel sana es de color uniforme, textura lisa, bien hidratada, y con un nivel de sensibilidad al tacto, la presión y la temperatura adecuados. Cuando la barrera natural se altera se pierde agua y elasticidad de ahí que se aprecie una piel seca,  áspera e incluso agrietada y laxa. Si no se pone remedio y la alteración continúa, se volverá más sensible a la radiación solar y a los cambios de temperatura llegando a ser más propensa a la infecciones.

En definitiva os diré que una barrera cutánea sana es sinónimo de una piel sana pero el paso del tiempo, el estrés, las condiciones medioambientales, la radiación UV… van haciendo que irremediablemente, se vaya deteriorando, sin embargo, gracias a la dermocosmética, y a estos consejos,  nosotros podemos conseguir que esto suceda muy, muy lentamente:

1.- Llevar a cabo una correcta limpieza con jabones y detergentes sintéticos ligeros pero capaces de eliminar tanto la suciedad endógena (secreción de grasa y células muertas) como exógena (contaminación, maquillaje,…). Entre sus componentes estos limpiadores han de tener emolientes y suavizantes así como un alto contenido en agua.Effaclar gel de la Roche-Posay es una buena alternativa.

2.- Protegernos de los radicales libres que rompen la estructura dérmica para ello nada mejor que usar un buen antioxidante a diario como mi favorito, Phloretin CF de SkinCeuticals.

3.- Tras el antioxidante hay que aplicar humectantes que contienen hidratantes que compensan la pérdida de los factores de hidratación natural y lípidos que rellenan los espacios dejados por los que se van perdiendo. Endocare Day Sense de IFC o cualquiera de los productos de la gama Hydra-Chrono de Lierac entre otros.

4.- Usar un fotoprotector a diario y reaplicarlo tantas veces sea necesario ya que se ha demostrado que se necesita una dosis muy pequeña de radiación ultravioleta  para bloquear la síntesis de los factores naturales de hidratación que constituyen el manto hidrolipídico así como para debilitar los queratinocitos ocasionando una pared más delgada e inestable. Os aconsejo Heliocare Color GelCream SPF50

Como veis una barrera cutánea en perfectas condiciones es crucial para tener una piel sana y me complace deciros que en breve os hablaré de un revolucionario producto para ello y es que al menos yo, quiero envejecer, cumplir 100 años, pero que se note lo más tarde posible y quiero comenzar cuidándome ya!!!

Publicado el por Elisa Isabel Roldán Jiménez en Endocare, La Roche-Posay, Lierac, Sin categoría, Tratamientos

Ácido hialurónico, el mejor aliado para la hidratación de nuestra piel

Hace unos días Carolina os desvelaba uno de los secretos mejor guardados de la guapísima Gwyneth Paltrow: Hydrating B5, nuestro producto estrella con Ácido hialurónico y vitamina B5.

Todos hemos oído hablar del Ácido hialurónico, pero… ¿sabéis qué es y por qué es tan demandado en dermocosmética?

El ácido hialurónico (AH) es un componente natural de nuestras articulaciones, cartílagos y de nuestra piel. Se trata de un polisacárido que sirve de sostén al colágeno y la elastina al mismo tiempo que es capaz de retener una cantidad de moléculas de agua equivalente a mil veces su peso molecular,  de ahí que sea considerado como el mejor hidratante de nuestra piel.

Es inevitable que con el paso del tiempo su concentración vaya disminuyendo apareciendo las temidas arrugas, flacidez y pérdida de volumen pero tranquil@s, hoy día contamos con la ciencia de nuestra parte y podemos contrarrestar tal efecto añadiéndolo desde fuera.

Aplica productos con ácido hialurónico por todo el rostro, cuello y escote puede ser algo rutinario pero no os podéis ni imaginar la cantidad de estudios que han sido necesarios para conseguir tan magnífico producto. Y es que el AH cuenta con dos grandes problemas a la hora de formularlo:

El primero de ellos es que es una macromolécula de alto peso molecular por lo que es muy difícil que penetre a través del estrato córneo. Para solucionarlo lo que se suele usar es la sal sódica fragmentada que al ser más pequeña, si consigue atravesar la dermis sin ningún problema.

El otro problema es su obtención. A nivel de dermocosmética se suele extraer de las crestas de los gallos y por biotecnología de fermentación de la bacteria Streptoccoco de cadena más corta y menor peso molecular.

Como veis, su difícil obtención y manipulación  son dos hechos bastante costosos que explican la diferencia de precio y eficacia entre Hydrating B5 y los distintos dermocosméticos existentes en el mercado y que se publicitan como altos concentrados de AH.

Entre los grandes beneficios que este polisacárido aporta a nuestra dermis tenemos:

  • Hidratación en profundidad.
  • Estimula la producción de AH por parte de nuestra propia piel aumentando nuestras propias reservas naturales.
  • Rápida penetración y tacto no graso con lo cual es perfecto para todo tipo de pieles y en especial para los hombres y las pieles grasas.
  • Tiene un efecto de “relleno”. Os explicaré un poco mejor este concepto, este efecto se consigue tras aplicar después del ácido hialurónico una crema de forma que aportamos un extra de agua que hace que se hinche y aumente su tamaño, desapareciendo las pequeñas arrugas y disminuyendo las profundas en profundidad y  longitud, pero siento deciros que no elimina las arrugas sino que evita que se formen más y que las que ya tenemos instauradas crezcan.

He de reconocer que entre todos los preparados existentes en el mercado a base de AH, coincido con Gwyneth Paltrow y para mí, Hydrating B5 es mi favorito ya que unas 3-4 gotas son suficientes para conseguir máximos beneficios y el envase dura muchísimo tiempo. Además, no solo contiene AH sino que también cuenta en su formulación con el pantenol, un derivado de la vitamina B5, que favorece la regeneración de la piel y la hidrata intensamente y NMF (factor natural de hidratación) un complejo de activos que se encuentran en la barrera de protección natural que tenemos en la piel y que ayuda a restaurar el equilibrio de hidratación óptimo de la piel.

Os puedo asegurar por propia experiencia que el uso de Hydrating B5 hidrata intensamente y proporciona un aspecto radiante y sano a la piel, además de lograr una mayor protección frente a agresiones externas.

Así que … ¡os animo a sentiros como una espectacular estrella de Hollywood!.

Publicado el por Elisa Isabel Roldán Jiménez en SkinCeuticals, Tratamientos